Las Malcriadas… ¡Vengadoras!

¿Qué pasa cuando descubres que lo más importante de tu vida ha sido una mentira? “Las Malcriadas” (Azteca 13, lunes a viernes, 21:30 horas), al menos en sus promocionales prometía un drama de aquellos, no por nada incluía en el rol protagónico a Rebecca Jones y Sara Maldonado, en quien se recarga toda la trama, bajo la producción de Joshua Mintz.
De entrada, estas Malcriadas, estereotipadas a más no poder pero todas “cachondas”, cuerpibuenas, perfumadas, con escotes pronunciados y uniformes de damiselas, conviven en un país de “ricos” y de prebendas, de juniors y explotadores, de madrotas y comparsas, de guaruras y ridículos detectives y policías, de periodistas caricaturizados…y de una trama mal contada, con un guión endeble y fuera de lo que se exige en la telera nuestra de cada día (ahí está el ejemplo de “La ley del corazón”, de Telemundo .
La tercia de escritores Ximena Escalante, César Sierra y Carmen Madrid quieren tocar tantos temas sociales que se enredan en su propia telaraña: trata de personas, tráfico de menores, prostitución, homosexualidad, gestación subrogada, explotación, acoso sexual, orgías, clandestinidad, discriminación… ¡Uff! ¿Qué falta? Claridad.
Esta quinteta de malcriadas, que por derechos laborales ya habían conseguido la asignación de “empleadas domésticas”, en esta serie reciben toda clase de calificativos a ultranza: “gatas”, “criadas”, “ignorantes”, “chacha asesina”, “tipas”, “famuyas”.
Y es que en “Dulce Hogar” todo pasa ante los telévoros menos ante los desbordados escritores que despliegan en su interior cualquier cantidad de atrocidades amparadas por la “autoridad”, quizá lo más parecido al México real, y a doña Catalina Basurto, personificada o “caricaturizada” por una Rebecca Jones que aún no sabemos cómo pudo aceptar semejante papel, el más equivocado de su larga carrera artística.
Doña Cata lo puede todo y que conste que eso lo podía hacer otra Cata, pero Catalina Creel (María Rubio) en “Cuna de Lobos”, solo que era la telera de hace tres décadas.
“Cata” Jones comete toda clase de delitos con las malcriadas, dignas del taco de ojo pero que en actuación podrían reprobar sus clases en el CEFAT y en el CEA: Elsa Ortiz (Dunia García), Cynthia Rodríguez (Teresa Villa), Ivonne Montero Rosa Ochoa), Sara Maldonado (Laura Espinoza) y la colombiana Juanita Arias como Esmirna Benavente.
La doméstica infiltrada Laura Espinoza –periodista tenía que ser- le hace a la atrevida detective para conocer de primera mano quién fue verdaderamente su madre biológica y la acusación de homicidio que pesa sobre las malcriadas de doble asesinato, robo, y acto indecente (sic).
Claro que estas malcriadas no pierden lo fashion por nada del mundo, ni cuando hacen que lavan, trapean, cocinan, limpian baños y van a la “tiendita”. Todas lucen impecables, maquilladitas, peinaditas, y hasta la hijita de Doña Cata (Alejandra Ambrosi) llora por todos los rincones sin dejar su look.
Estamos ante una malcriadas bien criadas, “gatitas que hablan”, dice Catalina Basurto, que no tardarán en sublevarse y cuya lideresa Laura Espinoza las quiere rescatar, dignificar y empoderar con todo y sindicato.
En el reparto figuran Gonzalo García Vivanco, Ernesto Laguardia, Dolores Heredia (a quien vemos hasta en la sopa, solo pasa de una serie a otra en las tres cadenas abiertas), Carlos Torres, Ana Silvia Garza, y Javier Díaz Dueñas, como un siniestro galeno que presta sus servicios a Doña Cata.
Así, estas empleadas domésticas romperán aquella frase popular de que “carne buena, bonita y barata solo la de la gata”, en la que la venganza hará un buen mole de olla de Doña Cata y sus secuaces en una novela que no quiere cambiar el rumbo por más que la telera abierta y nuestra de cada día viva una tormenta perfecta.
Ver para creer. Telévoros: ¡Uníos!

One Comments

  1. Reply Post By Arthur Simon

    Bien dice el Título de la Telenovela “LAS MALCRIADAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *