Las rejas lo esperan

Tras la muerte de un hombre luego de un altercado por un incidente vial en Miami con el actor Pablo Lyle, familiares de la victima aseguran que “era una buena persona que no merecía lo que le pasó” 

Pablo Lyle, protagonista de la reciente película “Mirreyes vs Godínez”, tiene “estrictamente prohibido dar cualquier tipo de declaración a los medios”, luego que autoridades en Miami investigan la muerte de un hombre a quien el actor mexicano golpeó en un incidente de tránsito.

Mientras que la familia del fallecido pide justicia y espera que Pablo Lyle “pase el resto de su vida en la cárcel”, puesto que Juan Ricardo “era una buena persona que no merecía lo que le pasó”, según se informó en reportes de prensa.

En las redes sociales, los cibernautas opinan que Pablo no actuó en defensa propia, abusó de violencia y por ello esperan que “le caiga todo el peso de la ley”, para que así “se haga responsable de sus actos”.

El pasado 31 de marzo, Lyle fue detenido en el aeropuerto de Miami tras haber abandonado la escena del percance vial, en el que golpeó a Juan Ricardo Hernández, un hombre cubano de 63 años, quien quedó inconsciente.

Según el reporte de los medios, el impacto habría causado al hombre una herida en el cráneo y un derrame interno, motivo por el cual fue internado en un hospital de esa ciudad estadunidense, donde permaneció en el área de cuidados intensivos,  conectado a un respirador artificial. Pese a todo, el hombre falleció el jueves alrededor de las 14:00 horas.

La agencia de talento y entretenimiento que representa a Lyle en Estados Unidos envió un comunicado en el cual se informa que el actor no puede dar ninguna declaración ya que “al ser un caso abierto, por órdenes legales, Pablo Lyle, su familia y equipo de trabajo, tienen estrictamente prohibido otorgar cualquier tipo de declaración a los medios de comunicación”.

“En cuanto las autoridades y las circunstancias lo permitan, daremos las declaraciones correspondientes. Pedimos su total comprensión y respeto ante lo sucedido tanto para él como para su familia”, se agregó.

Este día se difundió el video del incidente y el abogado Vance Owen explicó a una cadena de televisión hispana en Estados Unidos, lo que le espera legalmente al actor mexicano.

De acuerdo con el abogado, tras la muerte del cubano, existe un riesgo de que se inicie un proceso por homicidio, sin embargo, aclaró, para llegar a ese punto debe de haber ciertos elementos, toda vez que debe existir la intención de matar. “Se me hace difícil pensar que un solo golpe sea fatal, a menos que seas Mike Tyson o un boxeador profesional, que obviamente este actor no es”, señaló.

Por ello, todo indica que la policía entregará el caso al abogado fiscal, quien se encargará de presentarlo a un jurado para que se determine si hay suficientes pruebas para levantarle cargos al mexicano.

Aunado a ello, en Florida hay una ley muy abierta sobre defensa propia y según testigos, cuando el señor se acercó a Pablo, levantó los puños, algo que podría considerarse en defensa propia.

Hasta el momento, la única declaración que se conoce de Lyle de 32 años es la brindada a las autoridades, a quienes dijo, golpeó al otro hombre porque temía por la seguridad de su hijo de 6 años, quien viajaba con él en el asiento trasero del vehículo.

Actualmente el actor originario de Mazatlán, Sinaloa, se encuentra en México, toda vez que pagó una fianza de 5 mil dólares, sin embargo, tendrá que volver a Estados Unidos en un mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *