Lavado de dinero

No es nuevo que las más importantes y prestigiosas instituciones bancarias del mundo sean utilizadas para lavar dinero del crimen organizado y peor aún, en muchos casos solapadas y hasta auspiciadas por la propia banca mundial.
Basta recordar los escándalos por movimientos ilegítimos multimillonarios en dólares que se descubrieron hace algunos años en poderosas instituciones financieras como HSBC, Barclays Bank, JP Morgan y Deutsche Bank, todos con operaciones descubiertas que permitieron el lavado de billones de dólares en operaciones diversas, por las que, en el mejor de los casos, hubo sanciones monetarias irrisorias.
Por eso no extraña que instituciones bancarias mexicanas o radicadas aquí como Banorte, BBVA, CIBanco, o Banco Base, sean hoy señaladas por efectuar operaciones por más 5 mil 500 millones de dólares, entre 2010 y 2016, que se ejecutaron para lavado de dinero.
Lo cierto es que las supuestas rígidas regulaciones a las que debe ceñirse la banca nacional y extranjera, en México y en el resto del mundo, son mucho más laxas de lo que se pueda pensar y en la mayoría de los casos los directivos de las instituciones financieras favorecen o al menos solapan este tipo de ilegales transacciones, dándoles apariencia legal.
En México se ha observado una mejor vigilancia a la actividad bancaria, sobre todo a las transacciones sospechosas, a través del trabajo de Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, que ha advertido que organizaciones delictivas mexicanas han obtenido ganancias por más de un billón de pesos tan sólo del 2016 al 2018, muchos de los cuales pasaron por la banca como “legítimas operaciones”.
Por eso es loable que a la fecha se hayan congelado 25 mil 337 cuentas bancarias ligadas al crimen organizado.
La lucha parece desventajosa pero ya se ha iniciado.

AHORROS
Para Raquel Buenrostro, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), aún hay margen para incrementar la recaudación fiscal hasta en dos puntos del PIB, equivalentes a 400 mil millones de pesos.
Ésto se lograría sin incrementar impuestos y sólo con una más efectiva fiscalización a los grandes contribuyentes, acostumbrados a evadir o eludir el pago de impuestos.
Sólo decir que hasta hoy se han revisado apenas 650 cuentas de las 12 mil 500 que pertenecen a los más grandes contribuyentes. Aún hay tela de donde cortar.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
ooOoo