Liquida gobierno de la 4T a todas las empresas que participaban en el aeropuerto de Texcoco

El presidente Andrés Manuel López informó que ya se concluyó la liquidación de todas las empresas que participaban en la construcción del aeropuerto en Texcoco, Estado de México.

“Ayer –martes 27 de agosto– se terminó, se finiquitó ya el tema, todas las empresas y cumplimos con el compromiso que hicimos de hacernos cargo de bonos, de actuar con responsabilidad, de no afectar a ningún inversionista.

“Cumplimos también con el compromiso de no quedar a deber ni un peso a los constructores. Ya se terminó con eso”, dijo el jefe del Ejecutivo Federal en su conferencia mañanera en Palacio Nacional.

Destacó que se habla de cientos de contratos que se resolvieron sin acudir a instancias judiciales, que fue un trabajo de conciliación, de mucho diálogo, “ahorramos y vamos a ahorrar más, mucho más”.

Además, explicó que él calcula que se va a resolver el problema de la saturación del actual aeropuerto y nos vamos a ahorrar en tres años más de 100 mil millones de pesos, porque estamos creando el sistema aeroportuario de la Ciudad de México, que incluye la rehabilitación del actual aeropuerto, que ya no se va a cerrar, como era el proyecto original, se está rehabilitando, se está modernizando el actual aeropuerto.

Reiteró que ya se rehabilita para usarlo a plenitud el aeropuerto de Toluca, que se había dejado de usar y es un buen aeropuerto.

“Estamos llevando a cabo acuerdos. Ahí el gobierno federal va a convertirse en dueño del aeropuerto o accionista principal del aeropuerto de Toluca para ese propósito”, dijo.

Y lo tercero es que va el Aeropuerto Felipe Ángeles en la base aérea militar de Santa Lucía, a pesar de la lluvia de amparos. Vamos a construir el aeropuerto de Santa Lucía.

El presidente, en este contexto, señaló que el Gobierno de la 4T es partidario del diálogo y no de actuar de manera arbitraria.

También expresó que se rescatará el Lago Nabor Carrillo  y se harán obras para preservar la ecología y el medio ambiente en una zona lacustre que sirve para la recarga de acuíferos del Valle de México.