Lluvias inéditas dejan 25 muertos en China

PEKÍN.- Las extraordinarias lluvias que ha sufrido en los últimos tres días la provincia central china de Henan han dejado ya al menos 25 muertos, siete desaparecidos y escenas sobrecogedoras de gente atrapada con el agua hasta el pecho, en vagones de metro inundados.

Hasta este martes pocos pensaban que las lluvias iban a ser para tanto, pero cuando empezaron a publicarse el martes en la noche las primeras imágenes de Zhengzhou, la capital de Henan, en las redes sociales chinas todas las alarmas se dispararon.

La ciudad registró ayer lluvias torrenciales, como venía sucediendo desde el sábado, pero entre las cuatro y las cinco de la tarde se alcanzó un pico de 201,9 litros de agua por metro cuadrado, una tromba inusitada de la que no había registros hasta entonces en Zhengzhou, de siete millones de habitantes, ni en toda China.

La mayor precipitación conocida hasta el momento en la ciudad se había desatado en 1975, con 198,5 milímetros por hora y metro cuadrado.

Desde el domingo, la lluvia caída en Henan registró una media de 445 milímetros, y el martes se alcanzaron en la capital entre 500 y 657 milímetros, según el Observatorio Meteorológico Central.

Con el agua al cuello  

Las imágenes que comenzaron a aparecer la noche del martes en las redes sociales chinas, principalmente en Weibo -el equivalente a Twitter en el país-, eran escalofriantes.

Centenares de coches arrastrados por las aguas, calles y túneles completamente anegados y una enorme riada inundando los andenes y los túneles del metro de la ciudad, el único medio de transporte público disponible, ya que los autobuses, al ser eléctricos, fueron suspendidos.

Vídeos publicados en las redes mostraban a decenas de pasajeros atrapados en los vagones con el agua hasta el pecho o incluso hasta el cuello, cual si estuvieran en un mar aguardando la bajada o subida de la marea.

Impactaba en esas imágenes el temple de los viajeros, la mayoría en silencio, agarrados a las barras del vagón de metro como un salvavidas, con las puertas colapsadas por un inmenso caudal de agua y sin posibilidad aparente de salida.

Cuando el metro se empezó a inundar los trenes tuvieron que pararse en medio del túnel y a medida que éste se anegaba lo iban haciendo también los vagones.

Algunos viajeros de menor estatura se pusieron de pie en los asientos para intentar mantener sus cabezas por encima del agua.

“Estaba verdaderamente asustada. Lo más terrible no era el agua sino la falta de aire, que se iba haciendo más delgado por momentos; varias personas mostraban dificultades para respirar”, relató a los medios locales una mujer llamada Li, que viajaba en uno de esos vagones.

Más de 500 personas fueron evacuadas del metro de Zhengzhou, de entre las que 12 murieron y cinco resultaron heridas, según informó hoy el Gobierno local. (EFE)

Deja una respuesta