Lo único real es que no aparcen los 43

En la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa hace seis años, no hay nada.

Nada.

Andrés Manuel López Obrador generó expectativas a los padres de los estudiantes atacados la noche del viernes 26 y madrugada del sábado 27 de septiembre de 2014, pero sólo anunció que se liberarán órdenes de aprehensión contra militares, presuntamente implicados.

Y aunque es una noticia fuerte, sin duda, por tratarse del Ejército, las madres y los padres de los jóvenes quedaron insatisfechos, decepcionados, porque nada se dijo del paradero de éstos.

O sea, están igual que hace seis años: sin sus hijos, que continúan desaparecidos.

Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación y quien tiene el caso en sus manos, fue contundente cuando dijo que las verdad es que no hay verdad.

El subsecretario de Derechos Humanos aseguró que la verdad histórica que el gobierno de Enrique Peña Nieto no tiene sustento.

-Se han promovido nuevas líneas de investigación partiendo de que la premisa de que la única verdad es que no hay verdad respecto a la desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa, afirmó Encinas en la presentación del informe de la Comisión de la Verdad y Acceso a la Justicia, el sábado.

Y a nombre de las madres y padres de los 43 jóvenes, María Martínez Ceferino pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que aprieten más en las investigaciones.

-Ya son seis años. Venimos por más, pero hasta hoy no tenemos nada, dijo en tono de reclamo y decepción.

Y pidió ayuda para encontrarlos.

-No es nada material, es nuestro derecho, son nuestros hijos. Así como depositamos nuestra confianza en usted, no nos defraude. ¡No es posible que los delincuentes sean más fuertes que usted, señor presidente!, dijo.

-Fueron muy altas las expectativas creadas y el resultado es el mismo: no aparecen los jóvenes normalistas, se escuchó en radiopasillo.

 

Guanajuto está perdido

Diego Sinhue Rodríguez Vallejo está perdido.

Su estado, Guanajuato, se encuentra en manos del crimen y no sabe qué hacer.

Las matanzas son, como en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, cosa de todos los días.

Son parte de la normalidad.

Con todo y lo que dijo Andrés Manuel López Obrador en su informe reciente, de que se acabaron las masacres.

Y no, están muy lejos de haberse acabado.

Ayer se conoció que once personas -siete hombres y cuatro mujeres- fueron ejecutadas en un centro nocturno en la carretera que lleva a Cortázar.

Así, sin palabras de por medio, un grupo de malandros llegó en la madrugada y abrió fuego.

El fin de semana fueron asesinadas 39 personas en el otrora tranquilo y pacífico estado.

Carlos Medina Plascencia comenzó en 2001 la era del Partido Acción Nacional (PAN) en la entidad y, desde entonces, ha sido territorio albiazul.

-No es por ser agoreros del desastre, pero el Partido Acción Nacional (PAN) debería irse preparando para perder Guanajuato, después de  se escuchó en radiopasillo.

 

Se perdieron casi 90 mil tomas para hallar C-19

Atender un país con 125 millones de habitantes no debe ser fácil.

Mucho menos en el tema salud.

Pero lo revelado ayer por José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud,  es, aunque él trató de matizarlo, muy grave.

¿Así cómo?, dirían los millenials.

El funcionario epidemiológico reveló ayer que al menos 88 mil personas a las que se les practicó una prueba para detectar el virus SARS-CoV-2 jamás tuvieron el resultado, porque fallaron la forma, el medio y el tiempo de traslado a los laboratorios.

Que porque se les ponchó una llanta, que la temperatura no fue la idónea para la toma, que la distancia, que lo que a usted se le ocurra.

-Desde que iniciamos el año y lo que va de la vigilancia de los virus respiratorios, 88 mil 154 de estas muestras no cumplieron con las características, tuvieron algunas de estas que son causales de rechazo o nunca llegaron a un laboratorio y, por lo tanto, ya no obtendremos un resultado, dijo ayer en la conferencia de Palacio Nacional.

Y se refirió a diversos factores que afectaron la pureza y calidad de las tomas para llevar a cabo las pruebas.

Lo único cierto es que esas 88 mil personas eran sospechosos de estar contaminados de coronavirus y, aunque el médico no lo dijo, es evidente que muchos habrán generado autodefensa, pero que, muchos también, habrán enfermado.

-¿Y entonces de qué sirvió gastar esos recursos?, se escuchó en radiopasillo.

 

radiopasillo@ova.com.mx