López Obrador: adiós a la burocracia dorada

La burocracia dorada va para afuera, aseguró ayer el  presidente Andrés Manuel López Obrador tras señalar que los altos salarios de consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) han quedado atrás.

En Chilapa de Alvarez, Guerrero, dijo que su administración ha incrementado el salario “de los de abajo” en un acto de justicia laboral.

“Ahí se están quejando algunos que estaban mal acostumbrados. Los del INE ganaban 200, 300 mil pesos mensuales. Ya eso se terminó, lo quieran o no lo quieran, esa burocracia dorada va para afuera. No puede haber gobierno rico con pueblo pobre. Todo lo que estamos ahorrando es para el pueblo”, dijo.

Por otro lado, en el Día de la Armada de México, López Obrador agradeció ayer a los secretarios de Marina y Defensa su disposición para transferir personal a la Guardia Nacional (GN).

El jefe del Ejecutivo Federal  dijo que las Fuerzas Armadas “me han apoyado mucho, con mucha lealtad, tanto la Secretaría de la Defensa como la Secretaría de Marina nos han estado ayudándonos ahora en la tarea tan importante que es garantizar la paz y la tranquilidad, ayudándonos para que haya seguridad en nuestro País sin titubeos”.

Aseguró que su participación es fundamental “para que la Policía Militar y la Policía Naval pasaran a la Guardia Nacional y proveer al pueblo seguridad”.

El Presidente reiteró que estas instituciones dos pilares del Estado mexicano y por su lealtad el presidente les corresponderá.

En la Rotonda de Personas Ilustres, el primer mandatario, señaló que el Ejecutivo, que además es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas y las fuerzas castrenses seguirán haciendo historia, y haciendo realidad los principios y valores.

“Preceptos como la libertad, la justicia, la democracia y la defensa de nuestra soberanía nacional.

Indicó que desde el sexenio anterior correspondía al almirante Rafael Ojeda Durán ser el titular de la dependencia, pero se le hizo a un lado, para nombrar al almirante Vidal Francisco Soberón, lo cual constituyó una injusticia.

“A él le correspondía desde el sexenio pasado, respetando los escalafones, se le hizo a un lado y se estaba cometiendo una injusticia. Por ello, yo decidí nombrar al Almirante Rafael Ojeda”, estableció.

En su discursos comentó que estudió con mucho cuidado los expedientes del almirante Ojeda Durán  y del general Luis Sandoval y ahora puede celebrar que no me equivocó.

Además, sostuvo que antes de los nombramientos, no se conocían y lo mismo ocurrió con el actual secretario de la Defensa nacional Luis Cresencio Sandoval.

Explicó que al estudiar y decidir por ambos dos importantes militares, pudo decidir sin presiones y en completa libertad.

Y es que, destacó “yo no tengo ningún acuerdo con grupos de intereses creados, yo me debó al pueblo.

“Soy completamente libre, sólo le tengo que rendir cuentas al pueblo de México, en el expediente del general Sandoval había algo que se repetía, que es incorruptible y por eso decidí nombrarlo Secretario de la Defensa”, dijo.

Mientras que, en el caso del almirante, Rafael Ojeda, cuando la corrupción estaba en su apogeo a finales de los años 80 escribió un libro, hablando del daño que causa la corrupción en nuestro País. El almirante es un hombre íntegro y con profundo amor por México, estableció.