Los atacantes sí querían matar  a Norberto Rivera

Forman parte de célula delictiva que opera en La Lomas

De acuerdo con fuentes de alto nivel, el ataque perpetrado en el domicilio del cardenal emérito Norberto Rivera, tenía como fin asesinarlo.

Trascendió en un espacio radiofónico, que las personas identificadas eran sicarios.

“Al cardenal Norberto Rivera fueron a matarlo, no a secuestrarlo; eran sicarios del Estado de México, me revelan fuentes de alto nivel. Sospechan de la actitud pasiva del escolta del cardenal emérito y no descartan que intenten completar el trabajo”.

Algunas de las líneas de investigación que se siguen en el caso son robo y secuestro, sin embargo, el procurador Edmundo Garrido, aclaro que hasta el momento todas continúan abiertas.

“En los indicios que estamos recabando hasta el momento no tenemos todavía muy claro el móvil del hecho, estamos trabajando sobre ello, sería irresponsable dar un punto de vista con lo que tenemos, estamos, insisto, trabajando en el tema y en la medida que vayan saliendo los indicios tengan la seguridad de que también daremos a conocer cuál fue el motivo por el cual estas personas de manera directa, a través de una agresión directa intercambiaron disparos y privaron de la vida a una persona”, sostuvo.

 

Declara, pero no solicita reforzar seguridad

Luego de su negativa sobre presentar una denuncia sobre la balacera ocurrida en su casa el pasado fin de semana, se confirmó que el cardenal emérito acudió a realizar la denuncia correspondiente en contra de quien resulte responsable, pero hasta el momento no ha solicitado reforzar su seguridad.

De acuerdo con fuentes de la Procuraduría, quien fuera Arzobispo Primado de México realizó su declaración sin aportar mayores datos, ya que no fue testigo ocular del hecho.

En tanto, el secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins, afirmó que hasta el momento el religioso no ha solicitado un reforzamiento de su esquema de seguridad.

 

Atacantes pertenecían a célula delictiva

El jefe de gobierno, José Ramón Amieva, afirmó que los atacantes del cardenal eran parte de una célula delictiva que operaba en Lomas de Chapultepec.

“Son de una banda, al parecer es una banda que ya en su momento fue desarticulada hace algún tiempo, y que se  reagruparon y que continúan delinquiendo”, dijo.

Manifestó que aunque se cuenta con indicios de su actividad criminal no se tiene acreditado que estaban sujetos algún proceso penal o que estaban cumpliendo algún tipo de sentencia.

“Tratar de ser muy cuidadoso, porque estamos en una etapa de investigación, podríamos decir que ya sabemos a lo que se dedican y sabemos los sitios de ubicación y dónde podrían estar, y pues vamos por estas personas”, advirtió.

Insistió que el ataque estaba dirigido, pues los agresores ya conocían el movimiento en el inmueble.

“Reiterar que para nosotros ellos sabían a qué domicilio iban, buscaron una entrada a través de la violencia. Reitero, hay elementos que son el conocimiento del sistema de videovigilancia que se tenía, obviamente, el enfrentamiento con las personas que se encontraban custodiando y que eran personas que también estaban armadas, la violencia que se desplegó para privar de la vida a este elemento policial que hacia las funciones de seguridad y custodia”, expresó.

 

Obtienen orden de aprehensión para agresor hospitalizado

La Procuraduría de Justicia capitalina confirmó que obtuvo una orden de aprehensión para el agresor que fue ubicado en un Hospital en el municipio de Naucalpan, Estado de México.

Refirió que el acusado se encuentra hospitalizado y custodiado por policías ministeriales mexiquense, toda vez que el policía caído en cumplimiento de su deber repelió la agresión que realizó el implicado con un arma de fuego, junto con otros individuos, quienes son buscados por la Policía de Investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *