Los cambios que no fueron…

La dignidad de la renuncia de René Juárez

La salida que le dieron a Miguel Osorio Chong puede ser más triste que lo que ha venido viviendo en las últimas semanas. Aunque parezca poco creíble. Porque su candidatura al Senado, no sabemos todavía, puede ir acompañada de una subordinación a Luis Videgaray.

Lo cierto es que el fuero, que todavía existe, sigue siendo una buena moneda de cambio. Para algunos.

¿Qué debió hacer Osorio Chong? Además de renunciar el día del destape del candidato ciudadano.

Obvio, entender que había perdido. Y poner punto final.

Junto con Miguel Osorio Chong, el subsecretario René Juárez trabajó el tiempo que estuvo en esa posición en el ámbito más complicado, después de la inseguridad, de nuestra realidad: un tejido social descompuesto, confrontado.

E hizo lo que sabe hacer con excelencia: sumar, negociar, evitar tragedias entre los protagonistas. Caminar los andariveles de las negociaciones decorosas. Se comportó sin reflectores, bajo el rayo del sol, en medio de los gritos de protesta, en los lugares más apartados de nuestra geografía, con las mangas levantadas y la paciencia magnificada.

Asumió la profesión política que lo ha acompañado desde siempre. Y dio resultados, tangibles, importantes.

Obviamente, René es un hombre que siempre ha privilegiado la lealtad, que sabe ser amigo, hizo equipo con su jefe directo. Y por eso, junto con Osorio Chong, perdió el día del candidato ciudadano.

René decidió quedarse hasta el último momento, jugando a los tiempos que Miguel Osorio pensó que eran los correctos o que le fueron impuestos, da igual. Se quedo a cerrar la puerta, a despedirlo, a subirse con él en ese último viaje a Los Pinos la tarde del martes pasado.

Ese es su estilo. La firmeza, la confiabilidad, la generosidad permanente que lo hacen distinguirse en un mundo donde, tal parece, la norma es la infinita capacidad de traición de otros protagonistas.

Y después, de inmediato, renunció. Supongo que volverá a su escaño como Senador, porque lo fue con licencia mientras permaneció en la Segob.

¿Debió haber sido titular de la Secretaría? Lo que me queda claro es que no fue. Sus razones tendrá el primer mandatario, que obviamente no están en la sintonía de hacer política ni de negociaciones tan complejas como las que encabezó René Juárez Cisneros. Las más recientes en Chiapas, primero con las víctimas del sismo y después con los desplazados. Es decir, al lado de quienes ya no tienen nada que perder. De aquellos que supieron ver en la figura grata, cercana, humana de René a uno de los suyos, a alguien en quien podían confiar.

No es un revés, no tendría por qué serlo. René es un hombre que viene, de verdad, de las entrañas mismas de la vulnerabilidad social. Para quién creció durmiendo, con sus hermanos, sobre un petate en un cuarto que difícilmente llamaríamos vivienda, todo lo que sigue, lo que ha seguido, es fácil.  Va de gane.  Es más, ya ganó.

Que otros hayan, hayamos perdido con su salida de Gobernación, es tema distinto.

Por lo pronto, es justo, celebremos la dignidad de su renuncia, la capacidad de no aferrarse a un puesto, el valor de ser congruente…

 

@isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx  Blog: CambioQRR.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *