Lozoya: caja china o la ley; callan la mañanera

Si Emilio Lozoya Austin cometió un delito, que pague.

Esa debería ser la lógica al conocerse que la Fiscalía General de la República (FGR) liberó una orden de aprehensión en contra del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) y el dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo, detenido en España.

Plausible, porque México es, hasta ahora, el único país en el que también se conocen presuntas operaciones ilícitas de la constructora Odebrecht, como en el resto de América Latina, y no ha sucedido nada.

Donde se sabe, según declaraciones de funcionarios de la brasileña, que entregaron al menos diez millones de dólares para la campaña de Enrique Peña Nieto vía Lozoya, coordinador de Vinculación Internacional en la campaña, a cambio de contratos ya en el gobierno, y no ha pasado nada.

Así que si se aplica la ley y no es sólo una estrategia política para desviar la atención -caja china- en el momento más crítico del aún incipiente gobierno de Andrés Manuel López Obrador, bienvenido.

Es que ese libreto ya lo conocemos. Los presidentes, para enviar una señal de autoridad y legitimidad, encarcelan a funcionarios anteriores.

Ayer se lo dije:

Santiago Nieto, al frente hoy de la Unidad de Fiscalización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), quiere en la cárcel a Lozoya Austin.

Y éste cometió un error: comprar una casa de 39 millones de pesos en esas fechas.

Esa operación ha sido la base para tejer la historia que lleva hasta Suiza, desde donde se transfirió el dinero para pagar el jacal.

AHMSA transfirió a Tocho Holdings México, ligada con Odebercht, que envió 3.5 millones de dólares a Carmen Ampudia para el inmueble, en Lomas de Bezares.

López Obrador quiere enviar una señal de contundencia y congruencia con el discurso de combate a la corrupción.

Pero Lozoya Austin no es el pez gordo. Lo sabe.

 

El PAN y Baja California

Ahora sí, todos en silencio.

Los seis estados que irán a las urnas el domingo cerraron campañas y, a partir de ahora, comienza la veda.

Ningún candidato puede hacer proselitismo.

El Instituto Nacional Electoral (INE) calló a la mañanera de Andrés Manuel. Debió hacerlo desde el principio, no a cuatro días de la elección.

En Baja California están en juego 30 años de gobiernos del Partido Acción Nacional (PAN).

Desde 1989, cuando Ernesto Ruffo Appel fue el primer gobernador de oposición en la historia de México, el albiazul no pierde el estado.

Al arrancar las campañas, el efecto López Obrador parecía impulsar a los candidatos de Morena, pero en la recta final esa presunta fuerza se diluyó.

Tijuana, capital de la actividad económica y política del estado y clave por ser la frontera más importante y transitada del mundo, es gobernada por Juan Manuel Gastélum Buenrostro, El Patas para los cuates.

El domingo pasado, en su cierre principal, llamó a los tijuanenses a meditar su voto, después de ver cómo, dijo, a nivel federal las promesas de Morena se han quedado en eso y el proyecto ha sido fallido.

Arturo González Cruz, candidato morenista que se colgó de Andrés Manuel, ha sido acusado de tener nexos con empresarios ligados al crimen.

Julián Leyzaola, secretario de Seguridad Pública con el panista Jorge Ramos, perdió con el PES hace tres años precisamente ante El Patas.

Hoy es el abanderado del inexistente PRD. Lo acusan de tortura.

En la estatal, Oscar Vega Marín pretende mantener el estado para el PAN, mientras el igualmente saltimbanqui Jaime Bonilla, moreno de la noche a la mañana, quiere desplazar al albiazul.

 

Va Moreno

Alejandro Moreno Cárdenas se perfila para dirigir al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El gobernador de Campeche recibió el lunes por la noche el apoyo de once de los doce gobernadores del tricolor, en una reunión convocada en Toluca, Estado de México.

 

Vámonos: Caen El Tortas y El Jamón. Menú criminal.

 

albermontmex@yahoo.es                     @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *