Mad Max: guerra por la gasolina; Guardia Civil: Conago; ministros nobles: sólo ganarán 201 mil

La locura.

Bastó que se publicara en twitter o facebook que la gasolina escasearía y que ya habían cerrado cuatro estaciones para que se desatara el pánico.

Escenas de película hollywoodense.

Y parecía que el futurismo nos había alcanzado.

La locura por la gasolina, como en Mad Max de los setentas.

Dos y tres filas de hasta 50 vehículos.

De una a dos y hasta tres horas para llenar el tanque.

Y el tránsito desquiciado, en consecuencia.

De las 400 gasolineras que hay en la CDMX, anoche estaban cerradas 24 porque el combustible se les agotó.

En el Estado de México la situación no es distinta.

Fue, valga la comparación, como el efecto cucaracha.

Los consumidores del valle de Toluca, urgidos de combustible, secaron las gasolineras de Cuajimalpa y Santa Fe por su cercanía.

Y ahí comenzó el caos.

Twitter, facebook, noticiarios de radio, televisión, cadenas de whatsapp y filas interminables, desquiciamiento vial y pesadilla que se prolongó hasta la madrugada de hoy  y se generalizó en la capital y municipios mexiquenses fronterizos.

Jesús Ramírez, vocero presidencial, insistía anoche en que el abasto está garantizado y que hacia el fin de semana será regularizado el servicio.

-El diesel es prioridad, porque el transporte público de pasajeros y carga es fundamental, pero la gasolina también es clave, dijo en diversas entrevistas.

Y Octavio Romero, director de Petróleos Mexicanos (Pemex) al fin apareció.

Escondido, guardado, con una comunicación deficiente y pobre, el ex funcionario del GDF con Andrés Manuel López Obrador, allá por 2000, fue pillado por el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué, y hasta lo grabó en video.

Promete 41 mil barriles de gasolina a ese estado, gobernado por el Partido Acción Nacional (PAN).

Y como lo señalé en la entrega anterior, el combate a la ordeña, al huachicoleo, es plausible, pero es evidente que faltó planificación.

 

Guardia civil, no militar

Los gobernadores del país exigieron ayer respeto a su autoridad y a la soberanía estatal y ser tomados en cuenta.

El tema: la Guardia Nacional.

Esa que ya opera, sin existir la reforma constitucional que la creará, con elementos de la Policía Federal, Marina y Ejército, pero que, según López Obrador, no se llama así todavía.

Alejandro Moreno Cárdenas, mandatario de Campeche y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), asegura que la Guardia Nacional será bienvenida si en la Constitución se plasman sus facultades claramente, sin ambigüedades, para garantizar su carácter civil.

-La Guardia Nacional no debe ser una institución clonada de las fuerzas armadas ni llevar a la militarización del país, advierte.

Ayer, los gobernadores acudieron al inicio de las discusiones sobre la nueva policía en San Lázaro.

Silvano Aureoles, de Michoacán, advirtió:

-Si nos convocaron, escúchenos. O si lo van a hacer como ustedes ya lo decidieron, pues háganlo.

Javier Corral, de Chihuahua, fue, como siempre, altanero:

-Vengo a decirles que este es exactamente el modelo equivocado que no hay que aprobar.

El gobierno de Jalisco está listo paras hacer lo que nos corresponda. Estamos listos para ayudar al presidente López Obrador. Nosotros no vamos a hacer lo que otros: lavarnos las manos, dijo Enrique Alfaro, mandatario de Jalisco.

 

¿Qué cree?

Los once ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) son la neta del planeta.

Conscientes, inteligentes, solidarios y generosos.

Ayer acordaron reducir su salario 25 por ciento en el marco de la austeridad republicana del nuevo gobierno… pero continurán por arriba de los 1.6 millones de pesos anuales o 108 mil 556 pesos mensuales del presidente, como señala la Constitución.

¿Por qué?

Porque son ministros, porque la ley, que los partidos por orden del gobierno en turno hicieron y ellos utilizan, les protege.

-Las percepciones que reciben los ministros de la Suprema Corte no pueden ser diferenciadas ni pueden ser disminuidas por actos provenientes de los otros Poderes.

Sin embargo, ello no impide que en ejercicio de su independencia y autonomía de gestión presupuestal, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ejerza una autorregulación de las remuneraciones de sus integrantes bajo los principios de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez que la propia Constitución establece, leyó su presidente, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

Y el que esto teclea, o sea yo, conmovido casi hasta las lágrimas, no entiende cómo los expertos en leyes, que se quemaron las pestañas en libros y en largas noches de desvelo, como cualquiera que estudió una carrera universitaria, percibirán sólo 3.2 millones de pesos anuales netos, de 4.2 que recibían.

De 269 mil 215 pesos al mes, bajarán los inocentes a 201 mil 911.

Salario neto, sin bonos, extras y abusos que les lleva a 578 mil 186 pesos mensuales o 6 millones 938 mil 234 anuales.

El gasto 2019 establece que el presidente de la Corte y los ministros que ingresaron antes de 2010 mantendrían 4.3 millones de 2018; los que ingresaron después de 2010 3 millones 53 mil pesos netos y el nuevo ministro el tope de 1.6 millones del presidente de la República.

Gracias, neta, por su sentido común y solidaridad con los 55.5 millones de mexicanos en pobreza, 11.4 millones en pobreza extrema y 40 millones jodidos de clase media.

Vámonos: ¿Usted cuánto gana al año?

Es una mentada de madre lo que perciben los generosos ministros.

 

albermontmex@yahoo.es @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *