MarCelos, ‘¡yo no soy celosa’! y los cretinos

Andrés Manuel López Obrador confirmó ayer lo que le dije en la columna del jueves:

En el gabinete hay celos, sentimientos, inconformidad, molestia por el nombramiento de Marcelo Ebrard Casaubon al frente del equipo que negocia con el gobierno de Donald Trump el tema arancel y migración.

-Quiero aclarar. Miren, como se decidió crear la comisión y quien coordina es Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, porque a él le corresponde esta función, de todas maneras, se despiertan celos y sentimientos.

Entonces, quiero que queden claras algunas cosas:

Primero, que es mi facultad. No se autonombró Marcelo Ebrard, yo tomé la decisión.

Segundo, que Ebrard tiene toda la experiencia para encabezar al grupo que está atendiendo este asunto, lo ha demostrado durante mucho tiempo, está preparado, es un profesional.

Así abordó el tema en la mañanera de ayer, en la que el canciller convertido en vicepresidente de facto dio más detalles del acuerdo de Washington.

Dice que Estados Unidos sí pondrá billete, aunque no precisa la cantidad.

Al mediodía, en el Senado, donde lo recibió Porfirio Muñoz Ledo, diputado de Morena, presidente de la Mesa y fiero crítico de la entrega a Trump, reiteró que hay presión para ser Tercer País Seguro, pero negó que se haya aceptado.

-¿Hay o no otro acuerdo?, soltó Porfirio.

-No existe ningún compromiso que no esté asentado en el informe que envié a los senadores. No se ha pactado, porque no podríamos. Violaría la Constitución. Eso tiene que autorizarlo el Senado, dijo desde la tribuna del Senado –sede de la Permanente- mientras mostraba el documento que Trump presumió en Washington y pidió a los legisladores apoyarle.

Lo cierto es que el plazo se agota, el tiempo avanza y son sólo 45 días para cumplir lo firmado: 6 mil elementos de la Guardia Nacional, fichaje de inmigrantes y albergue y manutención a quienes soliciten asilo a Estados Unidos, en lo que resuelven. Porque comprar más tampoco se firmó, dice.

Mientras Ebrard comparecía, se conoció la salida de Tonatiuh Guillén del Instituto Nacional de Migración (INM).

Un comunicado de dos párrafos dio cuenta de la presunta renuncia, que se supo después fue despido, por decisión de Andrés Manuel.

-Lo hablé con Alejandro Encinas desde el lunes o el martes y en estos momentos es lo que más conviene, reveló en Ojinaga, Chihuahua.

Guillén fue marginado del equipo negociador que comanda Ebrard y no fue convocado para acudir a Washington, por no pertenecer a la Cuarta Transformación y por un altercado en Miami, con Olga Sánchez Cordero y Kirstjen Nielsen, en marzo pasado, donde defendió el derecho a la migración.

¿Y quién cree lo reemplaza?

Francisco Garduño, encargado hasta ayer de penales y amigo de Andrés Manuel desde su paso por el gobierno capitalino, donde fue subsecretario de gobierno, secretario del Transporte. Quiso hacerlo jefe de la policía, pero Fox lo rechazó.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación echa a un lado, es, precisamente, de las molestas en el equipo.

Las diferencias con Andrés Manuel, de por sí existentes y conocidas desde el arranque del gobierno, se han intensificado, aunque ella lo niegue.

-Por supuesto que yo no me siento desplazada, en este momento se están tomando medidas distintas. Nunca he sido celosa, y le pueden preguntar a mi marido. Jamás he sido celosa, afirmó mientras abordaba el elevador ahí mero en el edificio blanco de Reforma.

El que no apareció fue Alfonso Durazo Montaño, otro de los brincados y subordinados al canciller. Ni modo, son los MarCelos.

 

Acuerdos

Quien tiene estrellita en la frente es la alcaldesa de Guadalupe, Nuevo León, Cristina Díaz.

La ex senadora del PRI ha entendido los nuevos tiempos y hace alianzas.

Así, hizo una con el edil del PAN de San Nicolás, Zeferino Salgado, con quien hace once años, siendo munícipes ambos, tuvo diferencias.

Refuerzan sus fronteras y trabajan juntos en materia de seguridad. Díaz firmó también con el alcalde de Laredo, Texas, un convenio de hermandad.

 

Vámonos:

Hipócritas y cretinos. López Obrador dice que quienes promueven la tenencia, la inventan. Alfonso Ramírez Cuéllar, diputado de Morena, es el promovente.

¿Es un cretino, entonces?

 

albermontmex@yahoo.es                            @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *