Marchan contra feminicidios y el maltrato por género

Colectivos feministas y grupos organizados de la sociedad civil se movilizaron ayer en la Ciudad de México para protestar por la falta de medicamentos, cancelación de miles de empleos, violencia de género, inseguridad y la ola de feminicidios que sacude al país.
Por las principales avenidas de la delegación Cuauhtémoc los colectivos marcharon y lanzaron gritos y consignas para que sus demandas sean escuchadas y atendidas.
En su recorrido por Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, Lázaro Cárdenas, 5 de Mayo y el Zócalo de la Ciudad de México, las y los manifestantes dijeron. “¡Ya basta!”
Las mujeres con pancartas y gritos exigen que cesen los feminicidios y la justicia para la niña Fátima, para Ingrid y… para muchas más que han caído por ser mujeres.
“Somos el grito de las que ya no están!, “¡De camino a casa quiero ser libre, no valiente!”, “¡Exijo respeto!”, “Yo soy Fátima, Ingrid, Alba, Mercedes, Gloria… , Yo soy todas, todas, todas…”, ¡Nunca más sin nosotras!”.
Vean nuestra fuerza y el próximo 9 de marzo, lo haremos en todo el país. Se sentirá quienes somos, que hacemos, que representamos y cuanto valemos, somos la esencia de la humanidad, afirmaron.
Los grupos simpatizantes mujeres y hombres, realizaron pintas y rompieron cristales de la los bancos, negocios y franquicias extranjeras que aseguraron ellas son parte de la degradación de la sociedad y el construcción del machismo que afecta a las mujeres.
Junto con las mujeres protestaron organizaciones que apoyan a pacientes con VIH, que cuestionaron por falta de medicamentos, incluso realizaron pintas, quemas de banderas y rompieron canceles de las oficinas centrales de IMSS.
Las asociaciones se pronunciaron a favor del diálogo y negociación con autoridades para dar solución a esa problemática.
También se manifestaron mujeres, padres-madres y pacientes con cáncer que no han recibido sus medicamentos y tratamientos en forma oportuna.
A los contingentes se sumaron trabajadores, ex empleados de gobierno y amas de casa quienes aseguran que no se les han dado opciones y solo se les canceló su fuente de ingreso.
Entre las columnas se veía grupos y colectivos de estudiantes universitarias y de movimientos feministas con alto reconocimiento.
“¡Ya salimos y no habrá marcha atrás!”, se nos debe respetar e incluir en la ley como a todos, afirmaron.