Marchan y otra vez vandalizan

La Ciudad de México fue convertida nuevamente en campo de batalla luego de que miles de mujeres vandalizaran edificios y comercios al marchar por la legalización del aborto a nivel nacional.

El contingente atravesó el centro de Ciudad de México portando el ya tradicional pañuelo verde, que se ha convertido en un símbolo mundial para exigir un aborto legal, seguro y gratuito.

Algunos grupos de manifestantes encapuchados rompieron cristales de las estaciones de autobús del céntrico Paseo de la Reforma y realizaron pintas sin que la policía lo impidiera.

Como ya ha venido sucediendo en movilizaciones feministas de las últimas semanas, algunas manifestantes golpearon, pintaron e insultaron a reporteros hombres que cubrían la marcha.

También se registraron marchas en al menos 22 estados, aunque de manera pacífica.

La demanda era la misma que la planteada en la capital, pero las acciones fueron diferentes. En provincia sólo hubo amagos de vandalismo.

El Congreso del sureño estado mexicano de Oaxaca despenalizó este miércoles el aborto al aprobar un dictamen que autoriza la interrupción legal del embarazo antes de las 12 semanas de gestación.

Con 24 votos a favor y 12 en contra de los diputados de la LXIV legislatura estatal, Oaxaca se convirtió en la segunda entidad del país en despenalizar el aborto antes de las doce semanas, después de la Ciudad de México, que lo hizo hace doce años.

El debate legislativo generó una polémica que congregó a grupos religiosos y a activistas feministas que se mantuvieron en los accesos a la Cámara de Diputados del estado para manifestarse, tanto a favor como en contra del proyecto.

Según datos de la Secretaría de Salud, desde que se autorizó el aborto en la Ciudad de México hace doce años, se han practicado legalmente alrededor de 209.500 interrupciones de embarazo.

En México, el aborto se regula a nivel estatal y hay circunstancias bajo las cuales no se castiga o no se considera como delito.

En los 32 estados del país el aborto es legal cuando el embarazo es producto de una violación, hasta ahora presentando primero la denuncia.

En 24 estados, el aborto está permitido cuando representa peligro de muerte para la madre, en 16 cuando existen alteraciones genéticas graves y en 15 el riesgo a la salud y la inseminación artificial no consentida son las causas aceptadas, mientras que solo dos aceptan razones socioeconómicas. (EFE)