Mexicano Pato O’Ward, sexto en las 500 Millas de Indianápolis

MINNEAPOLIS, Estados Unidos.- El japonés Takuma Sato, con el Honda No.30 de Rahal Letterman Lanigan Racing, se proclamó campeón de la 104 edición de las 500 Millas de Indianápolis en la que el novato mexicano Pato O’Ward hizo historia al terminar en la sexta posición.

El neozelandés Scott Dixon terminó segundo en una accidentada carrera que provocó el abandono de ocho corredores; mientras que el tercer puesto fue para el estadounidense Santino Ferrucci.

Sato, de 43 años, logró el título por segunda vez en su carrera después de hacerlo también en el 2017 con el equipo de Andretti Autosport.

La carrera se suspendió en la vuelta 194 tras producirse el accidente del estadounidense Spencer Pigot, con el No.45 Citrone/Buhl and Rahal Letterman Lanigan Racing, el séptimo abandono de la carrera por accidente.

Con este final, O’Ward superó lo conseguido por Adrián Fernández en el 2004, cuando cerró séptimo en una carrera interrumpida por lluvia. Por si fuera poco, el azteca de 21 años ganó el premio Novato del Año del evento, igualando a Josele Garza (1981) y Bernard Jourdain (1989).

La espectacular carrera, en la que se alcanzaron 223 millas por hora (James Hinchcliffe, 223.164), tuvo en Oliver Askew, Alexander Rossi y Spencer Pigot los protagonistas de los golpes más aparatosos.

Primero fue el novato y coequipero de O’Ward quien se impactó contra el muro interior del óvalo en la vuelta 91, cuando intentó esquivar a Conor Daly, quien había hecho un trompo.

Después, en la 145, Rossi, ganador en el 2016, se pasó de frente y chocó muy fuerte contra la barrera exterior, perdiendo, incluso, una parte de su auto.

Al final, Spencer Pigot le puso un agregado de alarido, al impactar el muro que separa la pista y los pits y obligó a que saliera una nueva amarilla más, que no permitió el final de la prueba.

 

ALONSO, 21

 

Fernando Alonso nunca tuvo opciones reales, pero todo se fue al traste cuando tuvo un problema mecánico en boxes en una de sus paradas cuando mejor estaba, por lo que al final terminó en la posición 21.

Al final de la carrera en su cuenta de Twitter, el piloto español señalo: “¡500 millas completadas! Una gran experiencia. Habíamos hecho ya la mitad de la remontada (posición 15 en a mitad de carrera) y ahí nos quedamos sin embrague. Cada pit stop era una arrancada manual con mecánicos empujando a la vieja escuela. Contento de todas formas. Gracias Indy”.