México, La Migra de Trump; doble moral: mexicanos racistas con centroamericanos

México se convirtió en La Migra de Donald Trump.

Border Patrol o Patrulla Fronteriza.

Presionado y sin opción por la debilidad y dependencia económica de siempre, el gobierno de Enrique Peña Nieto aceptó condiciones para la consecución del nuevo tratado comercial.

Pero no sólo es Peña Nieto.

Andrés Manuel López Obrador, presidente a partir del 1 de diciembre, sabedor de que no puede enemistarse con el republicano ni romper la presunta buena relación hasta ahora vista, insiste en un plan de inversión en el sur para retener a los migrantes extranjeros y connacionales.

Trump utiliza la caravana de migrantes centroamericanos electoralmente, tal como lo hizo con los mexicanos en 2016 para ganar la presidencia, criminalizándolos y llamándolos delincuentes y asesinos.

Como cada dos años, el 6 de noviembre Estados Unidos irá a las urnas para elegir a un tercio del Senado, y a la totalidad de la Cámara de Representantes.

El Partido Republicano, que impulsó a Trump, controla ambos, lo que es clave para las iniciativas racistas del multimillonario.

Por eso la importancia de la elección y por eso la ofensiva del xenófobo.

La cita en las urnas serán un referéndum a los dos años de gobierno que lleva ya el hombre del peluquín -aunque lo niegue- rumbo a los comicios presidenciales de 2020, donde buscará reelegirse.

Y cuando Enrique Peña Nieto ya preparaba las maletas, el patito de hule, las pantuflas de zarpa de tigre, sus bermudas floreadas y escogía lo que más le gusta de la casa presidencial, que no es suyo sino del pueblo bueno, porque ya se va ¡zas!, que al pecoso se le ocurre promover la caravana y utilizarla para su beneficio.

Esta crisis migratoria no sólo es responsabilidad de Peña Nieto, quien, en el marco del pacto que hizo con López Obrador para dejarlo pasar el 1 de julio, tendría que tragarse todos los sapos para dejar limpio al tabasqueño.

López Obrador ofreció el miércoles, y lo reiteró el jueves, visa de trabajo a los migrantes y hasta empleo, en la siembra de frutos que tiene proyectada precisamente en el sureste.

Ayer, en Monterrey, Nuevo León, donde se reunió con Jaime Rodríguez El Bronco, quien en uno de los debates en la campaña presidencial le pidió dar un abrazo a José Antonio Meade Kuribreña, candidato del PRI, y provocó la hilaridad del mundo entero, reiteró que ha hablado con Trump en torno a un plan de inversión que retenga a los migrantes.

Pero evitó confrontarse con el mandatario estadunidense.

Y los mexicanos que tuitean y postean en feisbuc y las redes haciendo comentarios xenófobos y racistas. Doble moral absoluta, porque cuando los connacionales son maltratados en Estados Unidos, entonces sí los güeros pecosos son ojetes.

Ricky, Riquín, Canallín ¿y ‘estúpido’?

Ora sí ya se peinaron.

Manuel Gómez Morín, nieto del fundador del Partido Acción Nacional (PAN), se tiró a mater ayer contra Ricardo Anaya Cortés, conocido en el bajo mundo como Ricky, Riquín, Canallín.

-¡Cómo no íbamos a perder las elecciones del 1 de julio si caímos tan bajo, una alianza contra natura con el PRD, contra nuestra esencia, contra nuestros principios, por el simple hecho de querer ganar una elección con un muchacho estúpido.

Tengo 60 años y lo puedo llamar muchacho estúpido, advirtió.

En Ti Lley (Tijuana, Baja California, donde gobierna Juan Manuel Gastélum, del PAN), el aspirante a la dirigencia nacional del albiazul, censuró alianza con partidos “con los que no tenemos nada en común”, con el PRD, que contrario a lo que plantean nuestros estatutos y la doctrina de Acción Nacional, apoya el aborto, ¿cómo puede ser una alianza así?, censuró.

-Quiero ver que mi abuelo o a don Luis H. Alvarez que desde la jefatura del partido hubieran construido una candidatura a la Presidencia, censuró.

Gómez Morín compite con la dupla integrada por Marko Cortés, muchacho de Anaya, y el acomodaticio Héctor Larios, quien después de despotricar contra Cortés dobló las manitas y se unió a su equipo a cambio de la secretaría general.

Todos son iguales.

Los panistas están citados a elegir a su nueva dirigencia el 11 de noviembre.

Con Ricardo Anaya Cortés como dirigente nacional, el PAN tuvo uno de los mejores resultados en su historia, cuando el 5 de junio de 2016 ganó siete de doce gubernaturas al PRI.

Anaya Cortés dio una paliza a Manlio Fabio Beltrones, su contraparte priista, y, tras el resultado, se creyó imparable y se lanzó por la candidatura, que ya perfilaba.

El PAN tuvo con Anaya Cortés como candidato, aliado con el PRD, el peor resultado para una elección presidencial desde 1994, incluso peor que la fracasada Josefina Vázquez Mota en 2012.

Campana del Poder Judicial

Los vividores del Poder Judicial, que tienen salarios irreales y se sienten hechos a mano y tocados por Dios, están preocupados.

Pero no por procesar y sentencias a los dementes asesinos de la niña Valeria en Melchor Ocampo, Estado de México, o a los secuestradores de la hija de Nelson Vargas, sino porque el nuevo gobierno pretende quitarles canonjías y prestaciones absolutamente ventajosas.

Y no se trata de los jueces, secretarios o personal de los juzgados que, aunque ciertamente bisnean todo tipo de casos y están perdidos en el mundo de la corrupción, son chambeadores en su mayoría y, sobre todo, tropa.

No.

Los grillos y señoritingos son los magistrados, ministros, que tienen a hijos, hijas, sobrinos, tías, tíos y casi hasta abuela en la nómina, como el de Durango, que metió a 17 familiares.

Circulan en WhatsApp mensajes insurrectos que llaman a frenar las iniciativas de Ricardo Monreal Avila, coordinador de los senadores de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), quien pretende que haya paridad de género, como ya sucede en el Congreso y en las candidaturas diversas en los partidos.

Y hasta recuerdan que ha pasado por el Senado, la Cámara de Diputados, la gubernatura de Zacatecas, la delegación Cuauhtémoc y más y que también sus hermanos son políticos.

Y es que hay una relación promedio de 80-20 en la Suprema Corte, Tribunales Unitarios, de Circuito y hasta entre los jueces de Distrito.

Los impartidores de justicia tienen reunión hoy y hasta plantean acudir a la relatoría judicial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Todo sea por mantener el agandalle y los 570 mil varos mensuales de salario.

El presidente de la Suprema Corte, Luis María Aguilar, ha defendido  como un perro -parafraseando al extinto José López Portillo, el salario multimillonario, porque, dice, eso garantiza su autonomía e imparcialidad.

O sea que si ganara pobremente 108 mil pesos -tope que ha anunciado López Obrador-, entonces no respondería por su honestidad.
Sinvergüenza.

Vámonos: Estamos en manos de un demente güerito.

albermontmex@yahoo.es                @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *