México tuvo que ceder a presiones por T-MEC

El dirigente nacional de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), Rodolfo González Guzmán, llamó a la clase trabajadora a unirse para defender sus derechos laborales, así como sus contratos colectivos de trabajo.

Durante los trabajos de la LXVII Convención Nacional Ordinaria, señaló que es fundamental que las diferentes centrales obreras y organizaciones sindicales cierren filas y apoyen al presidente Andrés Manuel López Obrador para evitar el cierre de fuentes de empleo.

Acompañado por Martín Esparza Flores, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), consideró que los salarios siguen siendo insuficientes a pesar de que las autoridades federales utilizaron una nueva estrategia para mejorar el poder de compra.

Durante la celebración del 101 aniversario de la fundación de la CROM, cuestionó que dentro de la reforma laboral se plantee que haya dos o más sindicatos que estén luchando por la titularidad del contrato colectivo de trabajo de una empresa.

González Guzmán consideró que lo anterior provocaría “una guerra fratricida” entre los trabajadores “y lo único que va a generar es que baje la producción y que las inversiones se retiren del país”.

Estableció que será necesario mantener la estabilidad al interior de las empresas con el fin de defender los derechos de la clase trabajadora, así como de sus prestaciones sociales y económicas que se encuentran plasmadas en sus contratos colectivos de trabajo.

El dirigente obrero sostuvo que México tuvo que ceder a presiones externas, principalmente de Estados Unidos, para la firma del nuevo tratado comercial con ese país y Canadá, mejor conocido como T-MEC.

“Se nos obligó a poner en marcha una nueva reforma laboral y firmar los convenios 98 y 87 de la Organización Internacional del Trabajo, sin embargo, ni los estadounidenses ni canadienses han suscrito los acuerdos con la OIT”, comentó.

Por ello, dijo, los trabajadores no deben caer en la trampa de que hay dos o tres sindicatos en un centro de trabajo, al contrario, deben pugnar porque exista una sola organización que realmente defienda sus intereses.

Apuntó que desde hace muchos años la democracia sindical es una realidad en nuestro país, por lo tanto, no nos debe asustar que ahora se nos exija transparencia y libertad para elegir a los dirigentes.

Estableció que es necesario que el movimiento obrero se una en una gran central ya que es una necesidad indispensable para hacer frente a la crisis económica que ya se avizora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *