Mil horas, por un segundo

Actúa López hoy en la inauguración de la Feria de Texcoco

‘La tarde más hermosa de mi vida’, dice luego de tres años sin vestir de luces

Después de tres años, el diestro Salvador López volverá a vestir de luces. Lo hará esta tarde en la inauguración de la Feria del Caballo en Texcoco. Podría pensarse que saldrá ‘a colgarse de un clavo ardiendo’, pero es sincero y afirma: ‘Saldré a disfrutar, no puedo salir a pensar en el futuro, porque hace tres años que no toreo y no por falta de ganas, sino porque las empresas no me han volteado a ver. Entonces, salir a sufrir en una de las tardes más hermosas de mi vida no tendría sentido’.

‘Este sábado ratifico mis votos. Pese a lo difícil que pueda resultar esto, no tiro el arpa. Si así tuviera que esperar mil horas más para sentirme vivo por un solo segundo vestido de luces lo hago convencido’.

Salvador es un torero al que el público de la Plaza México le tiene una estima muy especial y es que desde niño acudía ‘religiosamente’ cada día de festejo.

Como muchos otros que visten de luces, Salvador vive en carne propia la dificultad de verse anunciado, por lo que ha tenido que buscar actividades alternas pero ligadas a la fiesta brava, que le permitan sufragar los gastos del día a día.

López vive desde hace tiempo con su novia María Cuevas de Anda, Nuestra Belleza Hidalgo 2012, año en que él se doctoró. Para ayudar a cubrir los gastos cotidianos y no desligarse de la profesión taurina abrió con gran éxito Tienda Torera: ‘Sin embargo mi pasión es el toreo, pero hay que buscarse la vida. La tienda me permite entrenar y hacer campo para estar en forma, porque mira, la oportunidad llega cuando menos lo esperas. En la tienda personalmente atiendo a los clientes’.

López, diestro que camina por  el sendero de la Escuela Mexicana del Toreo esa que muchos autores se niegan a aceptar, tuvo oportunidad  de ensayar su tauromaquia: ‘En uno de los tentaderos que realicé puse en práctica algo que desde mis inicios siempre he buscado y es esa manera de torear en la que permites que el astado dé lo mejor de sí pero sin forzarlo, aguantando y templando, con mucha armonía en los tiempos y los trazos’.

El capitalino, durante sus inicios, abrevó muchos secretos de la tauromaquia de su maestro en aquel entonces, el texcocano Leopoldo Casasola, quien a su vez tuvo en el inconmensurable lidiador Manolo Mejía a su mentor. Por cierto, Casasola sería más tarde su padrino de alternativa en Texcoco.

‘Ahora mismo no puedo decirte que quiero salir a torear para sumar después cien contratos. Claro que lo anhelo y sueño con eso, pero soy realista y quiero disfrutar. Del futuro me preocuparé la noche del sábado, porque por la tarde es un día de fiesta y voy a salir a gozarla como hace mucho, tanto como tres años, no lo hacía’.

El cartel que abre Texcoco lo integran: Jorge López, Sergio Cerezo, Salvador López, Carlos Fuentes, Juan Rodolfo Islas, Rodrigo Cepeda ‘El Breco’ y Ángel Espinosa ‘Platerito’, con toros muy serios de Brito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *