Militares localizan y sellan más de 200 tomas clandestinas en Tamaulipas y Nuevo León

POR EDUARDO VIZCARRA.

CIUDAD VICTORIA TAM,- La Secretaría de la Defensa Nacional, a través de la Comandancia de la IV Región Militar, comunica que como parte del Plan conjunto del Gobierno de la República para combatir el robo de hidrocarburos en Pemex, que llevan a cabo la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional y la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de PEMEX, 600 elementos pertenecientes al 16/o., 22/o., 15/o. y 77/o. Batallones de Infantería, que se encuentran jurisdiccionados a la IV Región Militar, operan en el ducto prioritario Madero-Cadereyta, ubicado en los estados de Nuevo León y Tamaulipas.

La misión de los elementos militares es brindar seguridad y vigilancia al ducto prioritario, constituyéndose en bases de operaciones que realizan recorridos terrestres motorizados y a pie, contando con el equipo necesario para recabar la evidencia suficiente de la comisión de
este delito, actuando siempre con apego a derecho y pleno respeto de los Derechos Humanos.

Durante 2019, el personal militar localizó y selló 748 tomas clandestinas, mientras que del primero de enero al 22 de septiembre de 2020 del presente año, se han localizado y sellado 241 tomas clandestinas.

Algunos de los indicios que han ayudado a lograr los aseguramientos son:

1. Los alertamientos de baja presión y diferencias de flujo de hidrocarburos en los poliductos de Pemex.

2. La localización de mangueras y tierra removida, como fue el caso en Cd. Madero, Tamps., se localizó una manguera en un predio cercado con malla ciclónica, por lo que para poder encontrar el origen de la toma clandestina fue necesario trabajar en coordinación con buzos de la Secretaría de Marina, debido a que tenía una extensión de 2,700 Mts. que atravesaba la laguna “El Chipus”; se dificultaba su ubicación ya que tenía 3 imanes, que distorsionaban las alertas, así como 3 válvulas de control de flujo; localizando el origen en el Km 5+300 del poliducto Madero-Cadereyta, siendo cancelada.

El hidrocarburo y los materiales asegurados se ponen a disposición de la autoridad competente y una vez autorizado, se coordina con el personal de Seguridad Física de Pemex, el trasvase del hidrocarburo y su traslado a la Terminal de Abastecimiento y Distribución, para recuperarlo, en caso que no esté contaminado.