Monstruo de mil cabezas

No hay duda que el narcotráfico es un monstruo de mil cabezas en el que están inmersos grupos criminales, empresarios, cuerpos policiacos, políticos, funcionarios y gobiernos. Nadie escapa a su depredadora influencia.
El poder del narcotráfico y la degradación social que conlleva ha ido en constante aumento desde hace por lo menos 50 años, pero los últimos 20 años el fenómeno ha permeado todas las esferas.
La detención de Genaro García Luna es prueba de ello, de la corrupción derivada del tráfico de estupefacientes que invade a los cuerpos policiacos, como el que encabezaba el calderonista, ni la DEA se escapa, o peor aún de la DEA parte.
Para México es una gran oportunidad para ir a fondo en la depuración de los cuadros policiacos y militares que hoy luchan contra el narcotráfico, pero mucho cuidado debe tenerse para que ese monstruo de mil cabezas no mute y prolifere en las nuevas áreas.
De lo que la “justicia” de Estados Unidos haga no puede creerse ni aceptarse todo, porque allá también se obedece a intereses oscuros antes que a los legítimos del Derecho, peor aún con sus viciadas prácticas de negociar con la delincuencia y convertir en testigos protegidos a verdaderos hampones.
Acabar con García Luna es insuficiente y podría ser hasta inocuo si no se acaba también con la red delincuencial que tejió a lo largo de varios años y que hoy sigue enquistada en algunos aparatos de gobierno.
Por eso es positivo que el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonzo Durazo Montaño, haya revelado que a través de trabajos de inteligencia rastrea todas las áreas de la dependencia a su cargo para que no quede cómplice de García Luna, para lo que se recopilan evidencias históricas, profesionales y políticas del personal que laboró con el hoy detenido en Estados Unidos.
Ojalá que esta función sea eficaz y llegue a todos los rincones o al  monstruo de mil cabezas apenas le habrían cortado una.

SUSURROS
Jesús Seade, el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, principal responsable en la negociación del adendum al T-MEC, llegó hasta la irritación ante el cúmulo de críticas recibidas por supuestamente no haber leído la letra chiquita del Tratado.
Molesto aclaró que los encargados de revisar los derechos laborales en México como en Estados Unidos y Canadá, no serán inspectores sino expertos independientes, seleccionados por cada país y enfocados en constituir un sistema laboral moderno.
Para el gobierno de López Obrador, es importante que se avance en la democracia sindical, que suban los salarios y mejoren las condiciones laborales de los trabajadores, por lo que una efectiva supervisión de la reforma laboral mexicana resulta muy conveniente, aunque no por parte de Estados Unidos.
La actual tormenta desatada por la decisión de Estados Unidos de nombrar agregados laborales a su embajada en México amainará y lo más importante será que el T-MEC, sea aprobado en Washington en el mes de enero, al igual que en Canadá, para que a la brevedad posible sea signado por los tres jefes de gobierno e inicie su vigencia.
Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo