Morena sin ruta

A pesar de que el pasado domingo el Consejo Nacional de Morena aprobó en sesión virtual, renovar su dirigencia nacional mediante una encuesta entre sus militantes, la ruta de las elecciones internas del partido en el poder es incierta, legalmente inconsistente y genera mayor confrontación interna.
El próximo primero de agosto el partido que llevó a Andrés Manuel López Obrador al poder cumple 6 años de contar con efectos constitutivos plenos y hace poco más de dos años obtuvo arrollador triunfo electoral en el país, pero hoy se encuentra desarticulado, confrontado y aparentemente abandonado de la mano presidencial.
Alfonso Ramírez Cuéllar encabezó el Consejo Nacional de Morena, en el que con 100 votos a favor, 30 en contra y 2 abstenciones se aprobó aplicar una encuesta entre los militantes morenistas para definir al nuevo presidente del órgano político entre el 24 y 26 de agosto próximos, para que el día último de ese mes haya nuevo dirigente nacional.
Sin embargo, el padrón de militantes morenistas es inconsistente y para el Instituto Nacional Electoral (INE) hay sólo registro de 319 mil 419 afiliados confirmados.
Además el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), resolvió que la renovación de la dirigencia partidista debería ser por un método de encuesta abierta, dada la inconsistencia en los padrones de militantes, lo cual no transgrede el principio de autodeterminación del partido porque sería en cumplimiento de una sentencia del Tribunal al tratarse de una cuestión de orden público e interés social.
Es claro que al pretenderse hacer una encuesta sólo entre militantes se busca favorecer a la aspirante del grupo de los duros, Bertha Luján Uranga, y desplazar al más fuerte candidato, el actual líder de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, que de acuerdo a todas las encuestas lleva mucha ventaja.
Lo que realmente vaya a pasar en Morena nadie lo sabe hasta el momento, pero de seguir la confusión y la lucha fratricida su fuerza electoral podría verse muy mermada para los comicios intermedios del próximo 4 de julio 2021, con riesgo de perder la mayoría en la Cámara de Diputados.
SUSURROS
Como eco de la visita presidencial de López Obrador a Washington se deja mucho escuchar el nombre de Marcelo Ebrard Casaubón, como el político más consistente del gabinete presidencial y por ende el de mayor proyección hacia el 2024.
Desde luego que el nivel de reconocimiento y proyección que tuvo Ebrard no gustó a otro suspirante presidencial quien desde el Senado hace hasta lo imposible por lucir y mostrar habilidades que le permitan alcanzar la candidatura presidencial próxima.
Calenturas aparte, y a pesar de que aún faltan más de tres años para que se defina al próximo candidato a la Presidencia, el ambiente político se agita y en muchas ocasiones se entorpece la buena marcha del gobierno, por lo que más vale que todos se concentren en sus actuales labores y no en sus anhelos personales.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo