Mucho corazón

El encierro de D’Guadiana pone a prueba a los novilleros

En la México, volteretas, avisos y gran disposición de los toreros

Los novillos de D’Guadiana, que se lidiaron en la Plaza México, bien presentados pero complicados en términos generales, resultaron una dura prueba para los novilleros sin picadores que por voluntad y ganas de agradar no pararon.

El tlaxcalteca Eduardo Domínguez recibió a portagayola a su primero. Dos veces se echó el capote a la espalda e igual número de veces el burel lo prendió de manera. Con mucho valor, el chaval se levantó ‘sin verse la ropa’.

El novillo arrollaba y Eduardo poco a poco ahormó su embestida. Se ‘peleó’ el tlaxcalteca con el astado. Quietud y corazón le imprimió a su actuación. Pudo haber cortado oreja pero tardó en matar y escuchó dos avisos. Lidió uno de los bureles en disputa. A la postre el mejor de la tarde. Cumplió. Leves palmas tras un aviso.

Roberto Román, muy valiente, sufrió un susto pero no se arredró. Pasó fatigas con los aceros y escuchó dos avisos. Lidió al sexto, con el que tuvo algunos destellos pese a que el viento lo molestó. Dos avisos.

Sebastián Soriano, con gran disposición, fue prendido por su enemigo. Sufrió un duro pisotón en el empeine izquierdo. Toreó bien pero mató mal y escuchó tres avisos.

Jaime Hernández, cumplió con el segundo de la tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *