Mujeres claman por justicia y arrojan diamantina a Orta

Además vandalizan vidrios en la SSC, exigen castigo a policías violadores

Con el pelo, solapa y hombrera del traje pintado de diamantina color fiusha quedó  el Secretario de Seguridad Pública capitalino, Jesús Orta, luego de que mujeres irritadas le lanzaron pintura en polvo en protesta de que sus policías habrían violado a una menor de edad en la alcaldía Azcapotzalco.

Las mujeres de varias organizaciones sociales llegaron al filo de las 12:00 horas a las puertas de la dependencia ubicada en la calle Liverpool, colonia Juárez, en donde le gritaron de todo al secretario. Que en un informe dijo que no se podía actuar contra los uniformados porque no había querella.

El argumento irritó a las afectados y gritaron:”¡Violadores!, ¡cerdos!, ¡asesinos!”.

Además que de indicaron que la policía había salido de control en la capital del país.

“Colorino, Colorino, Colorino… Cachirulo, Cachirulo gritaban las manifestantes, al tiempo que exigieron castigo a los policías responsables de una agresión sexual quienes siguen libres.

Como no encontraban respuesta a sus demandas, lazaron todo tipo de proyectiles a los vidrio del edificio sede de la Secretaría.

En ese momento, el secretario decidió salir a dialogar con los manifestantes y les dijo que analizaría el caso y se comprometía a sancionar a los responsables, si fuese el caso. Comentó que ya se había declarado a nueve personas.

Afirmó que garantizaría desde la institución protección a la mujer y a toda la ciudadanía.

Pese a que el Secretario salió a dialogar le fue lanzada la pintura de color fiusha, pues los argumentos no fueron convincentes, pues más que análisis y dialogo querían castigo para los responsables.

Al no haber condiciones de seguridad el funcionario se retiró a su oficina.

Minutos después de la irrupción y de teñir al Secretario, las mujeres llegaron al bunker de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México en donde también lanzaron proyectiles  y ocasionaron daños a una cámara de vigilancia.

Para las  14:30 horas, las mujeres ya estaban en el bunker de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México

Aquí un grupo mayor a 150 personas exigieron justicia y que las recibiera la titular del Ministerio Público.

Aquí se sumó un grupo de jóvenes con el rostro cubierto que también hizo pintas y destrozos.

Los manifestantes gritaban no más violencia contra las mujeres y colgaron una cabeza de cerdo en un poste.

Las autoridades de la PGJCDMX pidieron que se formara una comisión y 0nce mujeres ingresaron a dialogar con la fiscal de Atención a Víctimas de Delitos Sexuales, Nelly Montealegre.

Hay que destacar que entre las manifestantes estaban los afectados directos del caso y la señora Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín Osorio, quien murió en Ciudad Universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *