Ni Andrés Manuel ni Claudia han entendido el mensaje

Andrés Manuel López Obrador no ha entendido que 31.1 millones de mexicanos lo contrataron para resolver los problemas, no para evadirlos ni, mucho menos, agravarlos o culpar a sus antecesores.

Un año cuatro meses después de asumir la Presidencia aún no lo ha hecho.

Y Claudia Sheinbaum, su aliada y a quien colocó en el gobierno capitalino, tampoco.

-Yo sostengo que se cayó en una decadencia. Es un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal. Esto no sólo se resuelve con policías ni con cárceles ni con amenazas de mano dura.

Aquí tenemos que atender el fondo, que haya bienestar material y bienestar del alma. Que se insista hasta el cansancio que sólo siendo buenos podemos ser felices.

Así respondió Andrés Manuel en la conferencia matutina, cuestionado en torno al asesinato de Fátima, la pequeña de siete años que una mujer se llevó de su escuela y que apareció el sábado 15 en una bolsa.

-Le pido a las feministas con todo respeto que no nos pinten las puertas las paredes, que estamos trabajando para que no haya feminicidios.

No esperen que actuemos como represores, que no nos confundan, añadió.

Y volvió a encender las benditas redes sociales.

Una semana después de conocerse el aberrante asesinato de Ingrid Escamilla, que provocó marchas y manifestaciones en todo el país, así como una visita a Palacio Nacional y a los diarios Reforma y La Prensa por la publicación de fotos del cuerpo, Andrés Manuel vuelve a equivocarse.

Entonces, se molestó porque se abordó el tema feminicidio en la conferencia en la que Alejandro Gertz presentó un cheque de dos mil millones de pesos para pagar los premios de la rifa del avión-sin avión.

-No quiero que el tema sea sólo feminicidio. Me van a voltear el sentido de la conferencia. y no me gusta eso, dijo.

Al presidente y a la jefa de gobierno, que como sucedía con Eruviel Avila y Enrique Peña Nieto, repite diariamente lo que éste dice, se les pide una estrategia, una solución al problema, a la creciente e incontenible ola de feminicidios.

Y no que culpen al pasado, a la mafia del poder, al neoliberalismo.

Porque eso ya se sabe, ya se conoce.

Por eso ganaron.

Porque los gobiernos anteriores no pusieron atención y estaban corroídos por la corrupción y por el valemadrismo.

Sí, ¿pero cómo lo van a solucionar?

Para eso se votó por ustedes.

¿Qué es muy difícil de entenderlo?

 

¿Ahorita no? ¿O ahorita sí?

Sheinbaum, quien el viernes pasado se negó a contestar una pregunta sobre feminicidios en su visita a la Cámara de Diputados, ayer sí condenó con una obviedad el asesinato de la pequeña:

-Es indignante, aberrante, doloroso. Es una cadena de negligencias.

¿Cuántas veces hemos oído esas historias?

¿Qué hizo el primer ministerio público?

De Tláhuac los enviaron a Azcapotzalco.

Es la corrupción que, según Andrés Manuel y Sheinbaum, ya no existe.

Y la fiscal carnala, Ernestina Godoy, inamovible por ser amiga presidencial -él lo dijo-, revictimizó a los padres de la niña, cuando afirmó:

-Su mamá está enferma trae por ahí una enfermedad mental.

Su papá igual. Trae por ahí una demencia senil.

La madre de Fátima, María Magdalena Antón, gritaba:

-Quiero justicia, que pague Alan Herrera.

Se hace pasar por Antonio Martínez y es el payaso Chisto.

El -expareja de la hija de su marido- mató a mi hija, dijo y acusó de asesinar a su hermana Claudia y al esposo de ésta, Armando.

Y el DIF capitalino hasta emitió un boletín, en donde cita año por año lo sucedido con la mamá y el tratamiento al que fue sometida, como tratando de justificar y culparlos de la muerte de la pequeña.

El caso ciertamente parece complicado, con enredos, pero es responsabilidad del gobierno resolverlo.

La Secretaría de Gobernación, como siempre, exigiendo respeto para los datos personales de los menores de edad, pero emitiendo información que le vulnera.

Empezando –sí, es el gobierno local, lo sé- por las declaraciones de Godoy Rangel y el comunicado del DIF.

A las 18:00 horas del sábado 15 se informó del hallazgo del cuerpo de la pequeña en una bolsa negra.

 

Vámonos: Llevo ocho años al frente del instituto y muy probablemente nunca habíamos enfrentado un ambiente tan hostil y tan complicado como el de hoy.

Presionan los seudointelectuales orgánicos.

Es el clasista Lorenzo Córdova, presidente del INE, quejándose de los ciertamente inaguantables intelectuales de nueva generación.

 

albermontmex@yahoo.es                              albermontmex