No funciona cámara… y no resguardan auto

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina dijo ayer que la cámara de seguridad más cercana al sitio donde fue abandonado el vehículo de Norberto Ronquillo, el estudiante secuestrado y asesinado, no funciona y por ello no cuenta con el radio suficiente para haber captado los hechos.

Aunado a ello, la policía incurrió en un error de protocolo al no resguardar el automóvil en el que viajaba el universitario al momento del secuestro.

Ambas fallas, quizás las principales de una serie de errores y negligencia, dificultan el desarrollo efectivo de la investigación y, en consecuencia, la posibilidad de un rápido y eficaz resultado que lleve a la captura de los homicidas.

Un error garrafal en el proceso de investigación lo representa el hecho de que el auto en el que viajaba Noberto y la zona en la que fue encontrado, no fueron aislados para la realización del peritaje correspondiente, así lo dejó ver Armando Martínez Gómez, rector de la Universidad del Pedregal, donde estudiaba el joven originario de Chihuahua.

El cadáver del estudiante fue hallado en la alcaldía Xochimilco.

La PGJ informó de manera oficial que el cuerpo fue localizado por la madrugada e inmediatamente identificado por sus familiares.

En forma oficial, el agente del Ministerio Público y la Policía de Investigación expresaron que el joven de 22 años fue reconocido por su ropa.

En este momento, informó la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, se realizan las pruebas genéticas para confirmar el parentesco.

Los familiares del estudiante de Mercadotecnia originario de Chihuahua pagaron el monto que se les exigió como recompensa, pero sus captores de cualquier forma lo asesinaron.

Sobre estos hechos, la procuradora Ernestina Godoy Ramos, se comprometió a profundizar las investigaciones que permitan esclarecer el secuestro y homicidio.

Además dijo que se emplearán todas las herramientas técnicas y jurídicas para que el caso no quede impune.

En conferencia de prensa la procuradora presentó una línea de tiempo donde se explican las diligencias llevadas a cabo desde el miércoles 5 de junio, día en el que se tuvo conocimiento del ilícito.

Esto porque varios han existido pronunciamientos donde se dice que la Fiscalía Especial no actuó en forma pronta y expedita.

Godoy Ramos dijo que, como parte de las investigaciones realizadas en la Fiscalía Especial para la Atención del Delito de Secuestro, se efectuaron trabajos de inteligencia y campo, se solicitaron las imágenes de cámaras de video del C5 y particulares; además, se intervinieron líneas de comunicación que pudieran brindar información relacionada con el paradero de la víctima.

La titular de la PGJCDMX agregó que a través de una llamada al 911, se reportó el hallazgo de un cuerpo masculino que probablemente se trataba del estudiante; sus consanguíneos lo identificaron por su fisionomía y la ropa que portaba.

Concluida dicha diligencia, la víctima fue trasladada al Instituto de Ciencias Forenses para practicar la necropsia que permita determinar el tiempo y la causa de su deceso.

Testigos cercanos recibieron atención psicológica y sus familiares fueron acompañados de manera integral por la Subprocuraduría de Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad.

Tras lamentar el hallazgo, Ernestina Godoy Ramos comentó que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México sigue diversas líneas de investigación para esclarecer los hechos y refrendó su compromiso de hacer frente a los delitos de alto impacto que vulneran la integridad y seguridad de la ciudadanía.

Asimismo, solicitó a quienes tengan datos que robustezcan ésta u otras indagatorias, acercarse a la dependencia para agilizar la acción de la justicia y evitar la impunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *