No habrá otro portazo de caravana migrante: Segob

Trato humanitario a quienes se apeguen a las leyes; los que no, deportados

El Gobierno federal no permitirá un nuevo portazo en la frontera sur de México con Guatemala, ante una nueva caravana de migrantes que podría llegar en menos de una semana al Río Suchiate, en Chiapas.

Así lo advirtió la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien insistió que sólo se permitirá la entrada a territorio mexicano, sea para su permanencia o sólo tránsito a Estados Unidos, quien se apeguen y cumplan con las leyes mexicanas, y quienes no lo hagan así “serán deportados”, aunque aseguró que todos tendrán un trato humanitario.

De ahí que, reiteró en el marco de su participación en la XXX Reunión de Embajadores y Cónsules (REC), “ingreso ordenado y seguro”, será la directriz de la política migratoria a través del Instituto Nacional de Migración (INM), ante las “miles” de personas que están manejando la caravana y “tratando de dar portazo en nuestro país”.

Señaló que se tienen identificados aproximadamente 370 puntos de cruce ilegal en la frontera sur de México y únicamente hay instalados 12 estaciones para el cruce legal de migrantes provenientes de Centroamérica.

Sánchez Cordero señaló que quienes pretendan ingresar a territorio mexicano tendrán que apegarse a las reglas migratorias mexicanas, que incluye la presentación de una identificación, la toma de fotografía y huellas dactilares: “Quienes rechacen proporcionar datos de identidad o biométricos no podrán ingresar a territorio mexicano”, advirtió al presentar la nueva política migratoria ante los embajadores y cónsules de nuestro país.

La responsable de la política interna del país, sostuvo que si bien el fenómeno migratorio proveniente de Centroamérica no es provocado por México, “estamos decididos a ser parte de la solución”.

Pero al mismo tiempo, dijo, se demandará que la comunidad internacional y los organismos multilaterales, particularmente la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) asuman su responsabilidad, así como los gobiernos de los países centroamericanos, en particular Honduras, El Salvador y Guatemala.

La secretaria de Gobernación apuntó que como parte de la nueva política migratoria de México instrumentarán acciones que garanticen los derechos humanos de los migrantes, ofreciéndoles una estancia segura y digna.

Olga Sánchez aseguró que cada año ingresan al país 2.5 millones de migrantes, de los cuales unos 350 mil lo hacen por vías no formales, provenientes de Centroamérica.

Dijo que existen alrededor de 700 mil extranjeros que ya trabajan en México y que no desplazan a la mano de obra mexicana, sino que la complementan.

No dejó de señalar que los migrantes que ingresan a nuestro país lo hacen por huir de la pobreza y la violencia que viven en sus naciones, y al entrar a México la gran mayoría tiene la intención de llegar a Estados Unidos.