No perderán beneficiarios de fideicomisos ni un peso

Herrera a diputados

Entre protestas de diputados de oposición por la desaparición de 109 fideicomisos, el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, compareció ante el pleno de la Cámara de Diputados, donde advirtió que la crisis económica en el país está ligada a la contención de la pandemia por el coronavirus Covid-19 y aseguró que los beneficiarios de estos fondos federales no perderán “ni un peso”.

En una larga exposición ante los legisladores federales, que estuvo marcada por pancartas y reclamos, el titular de Hacienda garantizó que los apoyos establecidos para diversos sectores, como ciencia, deporte, cultura, educación y arte no se verán afectados por la desaparición de estos fondos y fideicomisos.

“Esas personas van a seguir recibiendo todo lo que estaba comprometido, nada más que va a llegar del presupuesto directamente y no de los fideicomisos. Los fondos del Conacyt-Sener permanecen para los fines en materia de investigación e hidrocarburos, sólo que nuevamente no van a llegar de un fideicomiso sino van a llegar a través del presupuesto; lo mismo pasa para los fondos de atención a víctimas y para los fondos defensoras de derechos humanos y periodistas. Ni un peso menos se van a recibir para esas actividades”, subrayó.

En otro tema, el funcionario federal puntualizó que esta misma semana se darán los primeros adelantos para la adquisición de las vacunas para el Covid-19, la derivada del marco Covax, además de dos contratos con empresas farmacéuticas y dos contratos bilaterales adicionales con países y anticipó que la distribución de la vacuna inicie durante el primer trimestre del 2021.

Asimismo, dio a conocer que el gobierno federal ha gastado 52 mil 200 millones de pesos en equipar hospitales públicos para atender la crisis de salud generada por la pandemia del Covid-19, desde su inicio en marzo pasado hasta la fecha.

Detalló que de esa cifra se han gastado a través del Insabi 21 mil 983 millones de pesos, 27 mil 816 millones de pesos a través del IMSS y 4 mil 331 millones de pesos en el Issste para contratar nuevos trabajadores de la salud.

No obstante, el Secretario de Hacienda precisó que la reactivación económica estará atada a la superación de la crisis por la emergencia sanitaria. “La reactivación asimétrica iniciado en la segunda mitad del 2020 tomará ímpetu conforme la contención del Covid 19 en México y en el mundo permita la remoción paulatina de las medidas de confinamiento y, por tanto, una mayor utilización de la capacidad productiva instalada y una creciente demanda efectiva por bienes y servicios. No hay disyuntiva, como decía, entre economía y salud. La economía solo crecerá de manera sostenida, si mantenemos contenida la propagación del SARS-CoV-2”, precisó.

Arturo Herrera indicó también que la coyuntura actual no es propicia para incrementar el catálogo de impuestos o elevar las tasas, pero es la oportunidad para reflexionar con responsabilidad sobre la estructura tributaria que permita avanzar hacia una sociedad más equitativa y un país con menores desigualdades entre los lugares y las regiones.

 

GOBERNADORES SALIENTES DEJAN MEGADEUDA

Durante su comparecencia, el titular de Hacienda también informó que La deuda de corto plazo de los gobiernos locales que van de salida, es el mayor reto que enfrentan actualmente los estados, pues en 15 de las 32 entidades federativas donde habrá elecciones los gobiernos dejan casi 29 mil millones de pesos en deuda de corto plazo.

Añadió que este es un elemento muy delicado que están trabajando con los gobernadores y secretarios de finanzas estatales, porque urge resolverlo antes de que cambien las administraciones.

“El año que entra, da la casualidad de que prácticamente la mitad de los gobiernos estatales, 15 de las 32 entidades federativas dejan los gobiernos y hay casi 29 mil millones de pesos en deudas de corto plazo. Ese es el elemento que hay, y en el que estamos trabajando con los gobernadores y los secretarios de finanzas porque nos urge resolverlo a la brevedad posible”, puntualizó.

Y es que las leyes vigentes señalan que los mandatarios de las entidades federativas deberán pagar las deudas de corto plazo tres meses antes de que acaben sus administraciones.

Por lo que se refiere al endeudamiento del país, el secretario precisó que el gobierno federal no incurrirá en mayor endeudamiento, porque no se tomará más de lo que establece la Ley de Ingresos y porque la Constitución establece que la deuda solo se puede destinar a a infraestructura productiva.

“Es decir, no se puede el país endeudar para un programa de estímulo, para un programa de apoyos salariales, más allá del que lo quisiéramos o no, está prohibido y está prohibido no por ley, está prohibido por la Constitución, y es un mandato que es extensivo a nosotros, pero también a los estados y a los municipios”, señaló.