No se tomará dinero público ni reservas para respaldar al peso: AMLO

Ante la turbulencia financiera por el Coronavirus y la caída en los precios del petróleo, México no tomará dinero público o de las reservas internacionales para respaldar artificialmente el peso, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su conferencia matutina en Palacio Nacional y en un contexto donde el dólar alcanzó los 22.58 por cada peso, añadió que en caso una crisis y se requiriera quien se ajustará el cinturón será el gobierno y no pueblo.

No obstante, el Presidente pidió a los mexicanos tener calma y estar tranquilos, pues la economía es fuerte y se cuenta con fianzas sanas.

Además, se tienen reservas suficientes, para enfrentar cualquier crisis que se pudiese presentar y se protegerá a los más débiles.

El presidente indicó que entre enero y febrero de 2020 la recaudación creció en 5 por ciento, esto significa 50 mil millones con relación al año pasado.

Indicó que el Gobierno de la 4T es respetuoso del Banco de México, de su autonomía, pero desde nuestra perspectiva “no debemos intervenir para que artificialmente se fortalezca nuestra moneda.

Recomendó “que sea el Banco de México el que decida y que tengamos confianza en nuestra economía y no empezar a soltar dinero para control de las finanzas, nada de eso”.

Aseguró que el mercado se regula con el mercado, “nada de intervencionismos”, es nuestra postura como gobierno. “Tenemos finanzas sanas y no vamos a gastar nuestras reservas”.

En el caso del petróleo estamos tomando medidas. Tenemos posibilidad de destinar más crudo a la refinación. Esa es la importancia de tener mayor capacidad de refinación.

“En vez de vender petróleo crudo barato ahora lo refinamos y la venta permite compensar.

Además, con ello, no aumentarán los combustibles. “Si hace falta, si llegara a hacer falta algún ajuste en el presupuesto, va a ser en austeridad, se va apretar más el cinturón el gobierno, no al pueblo. Si llegara a hacer falta y tenemos ahí algunas reservas.

“Pasaríamos a una fase superior, que es también muy digna y de mucha fortaleza moral, pasar de la austeridad republicana a la pobreza franciscana en el gobierno, porque eran muchísimos los excesos y ya no hay aviones privados y ya no hay helicópteros, y ya no hay lujos en el gobierno”, afirmó.