¡Nostalgia en oro puro!

El grupo Chicago ofrece una melancólica velada en la Arena CDMX ante más de 12 mil asistentes con los que celebraron 50 años de trayectoria en un viaje por sus grandes éxitos

Parecía ser como aquella noche de mil novecientos setenta y cinco en el antiguo Auditorio Nacional… parecía ser como si el alma jamás hubiera viajado por diferentes épocas… pues por la misteriosa curva del tiempo jamás se sabe si el ser viene o va… sin embargo han transcurrido cuarenta y dos años desde que vinieron por vez primera, así como medio siglo de su nacimiento… hoy Chicago sigue siendo la banda de los metales de oro en la Arena Ciudad de México…

Los recuerdos inundan esa mente dejando atrás cualquier dejo de melancolía para volver a vivir esos Comienzos… han dejado de ser desde hace muchos calendarios Chicago Transit Authority, sin embargo el embrujo de sus versos flota en el aire trayendo consigo recuerdos de aquellos ayeres vividos siempre.

Esa era de revolución mental-socio-política aún late como un corazón anhelante de emociones… cual esos Veinticinco a  seis a cuatro… quizá como la interrogante eterna de las preguntas sesenta y siete, sesenta y ocho… ¿qué más da?

El cielo derrama llanto quizá de emoción, tal vez con alegría contenida o tristeza transformada en suave rocío que hace revivir Otro día lluvioso en Nueva York… ¡ah el amor!… el sentimiento que todo toca, que convierte lo gris en brillo o un halo en sombra… pero perenemente Eres la inspiración

Varios o muchos de ellos ya no están… sin embargo la magia de sus metales dorados continúa volando como esos rostros que caminan al exclamar Es difícil decir lo siento… el espíritu se enoja, es feliz, se equivoca o se arrepiente, pero jamás traiciona cuando es transparente… Si me dejas ahora.

La memoria sigue ese viaje a través de cielos, mares, veredas… senderos fabulosos a través de distancias más allá del infinito… hasta los confines de lo inimaginable…. es como se  viviera otro Sábado en el parque.

Atrás han quedado momentos de amargura… la vida sonríe ante un nuevo horizonte… cada amanecer es volver a nacer… es saber que el mañana es cada vez más breve porque en todo existir van llegando otros Viejos días...

Esa magia entre dos seres que se han unido compartiendo instantes… quienes se han amado, se aman, se amarán… Sólo tu y yo… nadie más alrededor en un mundo cual esfera de cristal con paisajes de caleidoscopio…

Parecía como aquella noche de hace cuarenta y dos años… sin embargo aunque no es igual pudiera haber sido la misma ¿quién puede tener la respuesta hacia los avatares del vivir?… han transcurrido los tiempos… ¿sabe alguien realmente qué hora es?

¡Nostalgia en oro puro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *