Nuevo semáforo: economía, prioridad sobre la vida; Pegasus espió a AMLO

La orden de Andrés Manuel López Obrador es contundente: el nuevo semáforo epidemiológico tiene como prioridad no volver a parar la economía,  costa de lo que sea.

Ante la creciente tercera ola de Covid-19, el gobierno federal hizo cambios a los criterios para la declaración de semáforo, en los que la actividad económica ocupa el primer lugar.

La Secretaría de Salud (SSa) ya envió al Consejo Nacional de Salud (Conasa) esos ajustes a la metodología, que se basa, dice, en la nueva realidad de contagios, hospitalizaciones y muertes.

En un pobre comunicado, la dependencia que dirige Jorge Alcocer Villanueva, pero que opera Hugo López-Gatell Ramírez, justificó la no publicación del semáforo que regirá la aún incipiente semana y la próxima, como ha hecho durante la epidemia.

Si a finales de 2020 y principios de 2021, cuando había casi dos mil muertos diarios, López-Gatell aún cantinfleaba con la utilidad del cubrebocas y la importancia del confinamiento, imagine ahora que aunque los contagios se han disparado y rondan los 12 mil diarios las muertes no rebasan los 300 cada 24 horas.

Los mexicanos han dejado de utilizar el cubrebocas y se han lanzado a las calles, a los bares, a los restaurantes y a los cines.

Le perdieron el respeto y el miedo al Covid-19 y eso es altamente peligroso, porque estar vacunados, incluso con las dos dosis, no significa estar a salvo o inmune.

Los científicos ya lo han dicho: la vacuna sólo evita en la mayoría de los casos el desarrollo de la enfermedad hasta la hospitalización y, en el peor de los casos, la muerte.

Eso dependerá de las condiciones físicas y de salud de cada individuo, así como de los padecimientos, crónicos y no, de cada persona.

Ayer, Emmanuel Macron, presidente de Francia, anunció medidas de restricción para todo aquel que haya decidido no vacunarse: nadie podrá salir a la calle ni, mucho menos, acudir a un cine, a un teatro o a sitios concurridos si no tiene su cartilla de vacunación sellada o su comprobante de que se vacunó.

-No pienso dejar a mi familia por ti, dice la propaganda que el presidente francés ha distribuido y enviado desde su cuenta de twitter.

En México, en cambio, López-Gatell, siempre respaldado por Andrés Manuel, quien lo considera el mejor funcionario público del universo, ha decidido que nel, que las fronteras no se cerrarán jamás y que exigir un pasaporte covid es una medida clasista, racista y xenofóbica.

Aquí que entre quien quiera y como quiera.

Total, da lo mismo uno que cien contagiados.

Total, no se aplican pruebas ni, en consecuencia, se da seguimiento a los casos.

La prioridad es, reitero, que no pare la economía.

Que se envíe una señal de que se ha controlado la epidemia y de que todo regresa a la normalidad.

Total, qué son otros 500 mil muertos.

 

Peña, el espía

El espionaje ha sido utilizado históricamente por los gobiernos con el pretexto de la seguridad nacional.

La tecnología es la base de todo software que, en la actualidad, ubica al usuario de un teléfono celular en tiempo y lugar exactos e inmediatos.

El mismo facebook o twitter envía a las cuentas de los usuarios publicidad de artículos relacionados con las búsquedas que se hagan en las redes, de inmediato.

Son programas, software, que corren automáticamente y que detectan cuál es la búsqueda.

Y seguro ya lo ha vivido. Lo ha visto.

Si, de pronto, busca una vivienda o una computadora, en menos de cinco minutos su perfil de facebook o twitter se llenará de esos anuncios.

Periodistas, políticos, líderes de opinión, personajes importantes, la mayoría opositores y adversarios, fueron el foco de este programa que compró la Procuraduría General de la República (PGR), hoy Fiscalía General de la República (FGR).

Andrés Manuel López Obrador, entonces el más importante candidato opositor, fue espiado, junto a su esposa, hijos y hermanos.

Esos hermanos -Pío y Martín Jesús que, por cierto, han sido vistos en video recibiendo dinero en efectivo y que, hasta ahora, no han sido investigados.

¿Tiene el gobierno de Andrés Manuel su Pegasus?

Seguro, sin duda.

Aunque repita diariamente que son distintos.

 

Vámonos: Nomás 19.5 millones de vacunas recibidas y no aplicadas. ¿Por qué, López-Gatell?

No fueran elecciones, porque se supera el millón aplicado en un día.

 

albermontmex@yahoo.es     @albermontmex