Odebrecht: en todos lados sucede algo, menos aquí; señalan a Lozoya y él lo niega

El caso Odebrecht apesta, hiede.

Y en todos los países donde se ha destapado ha sucedido algo: se ha sancionado, se ha enviado a la cárcel a implicados y se ha aplicado la ley.

En todos, menos en México.

La constructora de Brasil está implicada en el mayor escándalo de corrupción de América Latina, tras reconocer en 2016 que sobornó a funcionarios de prácticamente todo el continente con al menos mil millones de dólares a cambio de contratos de obra pública.

Ayer, en Perú, el dos veces presidente Alan García – 1985 a 1990 y 2006 a 2011- prefirió suicidarse antes que ir a prisión, acusado de haber recibido dólares para su campaña.

García es uno de los cuatro expresidentes peruanos vinculados con Odebrecht. Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski son los otros. Este último está hospitalizado. Lo venció la presión.

En 2017, Odebrecht dijo al Departamento de Justicia de Estados Unidos que pagó 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios peruanos de 2005 a 2014, que le redituaron 143 millones de dólares en ganancias.

En Panamá, el expresidente Ricardo Martinelli fue implicado en los sobornos de la constructora y sus dos hijos fueron detenidos en Estados Unidos por recibir el dinero.

En Ecuador, el exmandatario Rafael Correa fue investigado por delincuencia organizada en el caso de Odebrecht.

Y en Colombia, Alejandro Pizano, hijo de Jorge Enrique Pizano, auditor financiero de la empresa que se alió con la constructora brasileña para la Ruta del Sol II, que comunica el centro con el norte del país, murió envenenado.

Ingirió agua con cianuro.

Jorge Enrique Pizano era testigo en la investigación por presuntos sobornos que habría pagado Odebrecht para quedarse con el contrato. Murió por cáncer.

 

Impunidad

En México, las acusaciones de que Odebrecht financió la campaña de Enrique Peña Nieto con al menos diez millones de dólares a través de Emilio Lozoya Austin, coordinador de Vinculación Internacional en la campaña en 2012, no avanzaron. Se detuvieron, se congelaron y fueron enviadas al olvido.

Recientemente se conoció que en el sexenio de Peña Nieto se pactó para no proceder administrativa o penalmente en contra de ejecutivos de la constructora brasileña, por el presunto soborno entregado al amigo presidencial y director de Petróleos Mexicanos (Pemex), a cambio de contratos del gobierno federal.

Así lo reveló el informe que el subprocurador Felipe Muñoz entregó a Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR), hecho público el jueves 14 de febrero.

En éste, se revela que Raúl Cervantes Andrade, titular de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), negoció con las autoridades de Brasil recibir toda la información del caso a cambio de que no se ejerciera acción civil, administrativa o penal en contra de los funcionarios de la brasileña.

Las declaraciones de Carlos Fadigas, ex director de la filial Braskem, quien señalaba transferencias y que acompañaron toda la campaña del mexiquense, no provocaron más que burla a la ley.

Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva, ex directivos de la empresa propiedad de Marcelo Odebrecht revelaron fechas, nombres, cantidades y cuentas bancarias, respecto a los sobornos supuestamente entregados en México.

Lozoya Austin lo ha negado siempre.

Hasta acudió a la PGR para revisar el expediente y saber si aparecía como imputado.

Y entonces dijo que no lo era.

¿Y qué cree?

Sí lo es.

El documento señala el 16 de febrero de 2017, y el 14 de junio del mismo año, como los días que fueron firmados y ratificados los convenios.

Y también que Lozoya Austin, hijo de Emilio Lozoya Thalmann, sí aparece en calidad de imputado y que acudió a declarar, pero se reservó su derecho.

Según las declaraciones de los ejecutivos, habrían entregado en 2012 cuatro millones de dólares y otros seis ya cuando era  director de Pemex

Javier Coello Trejo, subprocurador General de la República en los gobiernos priístas, insiste en que su defendido es inocente.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) ha publicado reiteradamente información en torno al caso Odebecht

Ese es México.

El real.

No el de los discursos.

 

Vámonos: Son días de guardar.

 

albermontmex@yahoo.es                            @albermontmex