Oficial: nadie ganará más que el presidente

La ley contempla hasta 14 años de cárcel a quien viole la disposición

La mayoría conformada por Morena, PT y PES, a la que tuvieron que sumarse el resto de las fracciones parlamentarias, logró la aprobación de la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, con lo que se prohíbe expresamente que cualquier funcionario público gane más que el presidente de la República, que, en el caso de Andrés Manuel López Obrador, será de 108 mil pesos mensuales.

Así, Morena utilizó por primera vez su amplia mayoría para imponer la primera iniciativa marcada como prioridad del presidente electo y pese a los errores de forma en el documento fue enviado al Ejecutivo para su publicación. Los legisladores prevén hacer las modificaciones necesarias en noviembre, una vez publicado.

Con 433 votos a favor 9 en contra y 2 abstenciones, los legisladores federales avalaron la minuta que tenía siete años congelada y que fue sacada de ahí para aprobarla sin ninguna modificación, con lo que formalmente terminan las pensiones de los ex presidentes de la República.

Al entrar al debate del tema, diputados del PRI advirtieron que el documento está plagado de inconsistencias jurídicas, debido a que en los siete años que estuvo congelada cambiaron muchas leyes y términos, que no fueron actualizados, lo que expone a la debilidad jurídica esta legislación e incluso lo hacen susceptible de ser impugnada.

En la sesión, que fue dirigida por la diputada Dolores Padierna y que aparte de algunas escaramuzas verbales transcurrió en calma, se rechazaron todas las reservas presentadas por la oposición, al igual que se hacía en anteriores legislaturas.

Desde la tribuna, el diputado Pablo Gómez, impulsor de la propuesta original, aseguró que desde la campaña de Andrés Manuel López Obrador se dijo, en todos los tonos, que se acabarían los salarios de oro y con esta ley, advirtió, cumplieron con su promesa.

A su vez, el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseguró que con esta legislación se termina el concepto del presupuesto como un botín y al despilfarro que caracterizó las administraciones del PRI y del PAN.

Detalló que en esta administración el costo de la alta burocracia se incrementó en más de 20 mil millones de pesos. “En total, en el sector público tenemos 103 mil 177 plazas que ganan más de un millón de pesos anuales y el costo total de las mismas asciende a 146 mil millones de pesos”, señaló.

En tanto, la priista Dulce María Sauri precisó que su partido está a favor de esta propuesta, pero se tiene que hacer bien, porque esta es una minuta salida del invierno legislativo, donde invernó por casi 7 años lo que provoca que esté desactualizada, genera incertidumbre jurídica y plantea problemas de aplicación.

Detalló que la propuesta adolece de obsolescencia legislativa, falta de armonización legislativa, ausencia de consideración sobre regímenes especiales, provoca un choque presupuestario y genera un choque constitucional.

La panista Laura Rojas sentenció que es incomprensible la prisa de Morena por aprobar esta legislación, pese a su anacronismo, y lamentó que Morena haya rechazado la propuesta para discutirla en conferencia con el Senado de la República y bajo el esquema de parlamento abierto.

“Lamentamos que siendo esta la primera ley que esta legislatura votará, el resultado será un texto anacrónico, con claros y evidentes errores en la forma e insuficiente en el fondo. Yo solamente les quiero preguntar, ¿es esta la cuarta transformación? ¿De eso se va a tratar? ¿De legislar rápido y mal? ¡Pues vaya cambio!”, sentenció.

 

DELITO, REMUNERACIÓN ILICITA

La minuta avalada anoche regula los artículos 75 y 127 de la Constitución y establece que solamente se podrá superar el salario de un superior jerárquico cuando el servidor público desempeñe varios puestos de trabajo en la administración pública federal, o que el contrato colectivo y las condiciones del trabajo lo requieran, igual si realiza un trabajo técnico calificado o de alta especialización.

Asimismo, se agregó un capítulo al Código Penal Federal para que quienes reciban más ingresos que lo establecido para el presidente, sin poder comprobar alguna excepción, además de incurrir en responsabilidad administrativa y política, se le considere culpable del delito de remuneración ilícita, que se sancionará con hasta por 14 años de prisión y multa de tres mil veces el salario mínimo diario vigente en el Distrito Federal.

Puntualiza que los tabuladores de remuneraciones mensuales establecerán los límites mínimos y máximos de percepciones ordinarias netas mensuales para los servidores públicos, las cuales deben incluir la totalidad de pagos fijos en efectivo y en especie, así como las prestaciones del funcionario.

La ley incluye remuneraciones totales anuales de la Cámara de Diputados, el Senado de la República, la Auditoría Superior de la Federación, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Consejo de la Judicatura Federal, el Banco de México, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Inegi, los organismos públicos descentralizados de la Federación, las universidades, y cualquier otro ente público de carácter federal descentralizado o autónomo independiente de los poderes de la Unión.

El total de las remuneraciones deberán presentarse de manera desglosada en los términos de percepciones ordinarias y extraordinarias, en caso de que esas se otorguen.

Añade que las remuneraciones y sus tabuladores deberán ser públicos y no podrán clasificarse como información reservada o confidencial. También especificarán todos los elementos fijos y variables de los que se componen.

Acota que no se concederán ni cubrirán jubilaciones, pensiones o haberes de retiro sin que estén previstas en la ley, decreto legislativo o contrato de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *