Operación cicatriz de AMLO; Germán se rajó; ¡10 años a Lozoya, pero no por Odebrecht!

Andrés Manuel López Obrador comenzó la operación cicatriz y el control de daños.

Tras la renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección del IMSS y la sacudida que significó para su gobierno, tomó al primero que encontró en el camino, lo nombró en el cargo, y le ordenó reunirse de inmediato con Carlos Manuel Urzúa Macías.

Zoé Alejandro Robledo Aburto, incondicional y priísta de cepa, hijo de Eduardo Robledo Rincón, aunque con carrera izquierdosa, fue enviado al Seguro Social, donde acatará los recortes y ajustes a los que el ex dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) y amigo de Felipe Calderón Hinojosa se opuso y denunció.

López Obrador actuó de inmediato para enviar la renuncia y las denuncias del morenista con corazón y sangre panista sobre las carencias en el Instituto, al ahorro y más ahorro, a los recortes de personal y más recortes de personal, y a la injerencia perniciosa y neoliberal de la Secretaría de Hacienda, a segundo plano.

Llevaba prisa.

Le urgía.

Al amanecer del miércoles se percibía en Palacio Nacional una especie de aire enrarecido, denso en el de por sí vetusto, frío y oscuro edificio.

Como de contingencia.

Y Andrés Manuel trató de minimizar el golpe certero que el de Michoacán le dio, cual caballo de Troya.

Y el golpe llega en un momento clave, cuando se requieren más ajustes hasta la pobreza franciscana, si es necesario, porque por más que le rascan faltan recursos para los proyectos eje de la Cuarta Transformación.

Y también llega en un momento crucial, a once días de la elección en seis estados, donde la oposición, principalmente el PAN, podría ser beneficiada.

En Baja California están en juego la gubernatura, diecisiete diputaciones de mayoría relativa y ocho de representación proporcional, así como cinco alcaldías, incluida, Tijuana, corazón del estado y donde Juan Manuel Gastélum busca la reelección.

Puebla tendrá elección extraordinaria para gobernador y cinco ayuntamientos, tras la muerte de la mandataria Martha Erika Alonso y su esposo, Rafael Moreno Valle.

Aguascalientes, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas renovarán  diputaciones y ayuntamientos diversos.

La renuncia del panista que defendió aquel robo de la elección de 2006 con el famoso 0.56 por ciento que llevó a su jefe y compa, Felipe Calderón, a Los Pinos, es un golpe político y electoral que al preciso le urge disolver.

 

Se rajó

Germán Martínez Cázares fue un cobarde.

Esa es la lectura de lo que dijo López Obrador de la renuncia de El Muchacho Pendenciero.

-Uno lucha y hace valer la justicia, lucha con convicción, o sea, está permitido hasta hacerle un plantón, un motín emocional al funcionario que sea cuando se trata del bienestar del pueblo, nada más que hay que ser perseverante, no rendirse, hay que ser tercos en las causas que uno defiende.

Que está muy difícil, “qué barbaridad, ya no podemos, ya me voy”, no.

Cuando se tiene una profunda convicción, cuando se le tiene amor al pueblo, ¡qué me voy a dejar vencer por una disposición legal o por lo que dice una Secretaría, aunque se trate de Hacienda!, dijo en clara referencia al juido.

Ahora habrá que esperar para conocer hasta qué grado afectará lo denunciado en esas once cuartillas –ayer dije ocho e imploro comprensión– en las que cada párrafo es un dardo evenenado y certero.

Mientras, él ya volvió, como si nada, al Senado de donde se fue con licencia.

 

Lozoya no puede ni dormir

Emilio Lozoya Austin se carcajea.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) inhabilitó ayer al director de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el sexenio de Enrique Peña Nieto por 10 años, junto al ex director de Pemex Fertilizantes, Edgar Torres Garrido, al que, además de suspender por 15 años, multó con 620 millones de pesos por irregularidades en la adquisición de Fertinal, empresa de fertilizantes inservible.

Y aunque la dependencia no lo precisó, se sabe que el hijo de Emilio Lozoya Thalmann, amigo de Carlos Salinas de Gortari, omitió mencionar en su declaración patrimonial una cuenta de ahorros de su madre.

Es decir, no es por el caso Odebrecht, en el que se le ha señalado por presuntamente haber recibido 10.5 millones de dólares para la campaña de Enrique Peña Nieto.

Javier Coello Trejo, su abogado, asegura haber recibido una notificación en un procedimiento administrativo y desestimó la decisión.

Y de que recibió 10.5 millones dólares, afirma, lo tendrán que probar, además de que, reitera, si hubiese sucedido, como dicen los presuntos testigos, en 2012, habría prescrito.

 

Vámonos:

-¡Uuuy qué grave!

Así contestó, con un sentido del humor que sólo él ve, Cuitláhuac García, cuando los molestos reporteros le preguntaron sobre la reserva de la información en torno al costo de las patrullas que se adquirieron sin licitación y a sobreprecio para la SSP Veracruz.

 

albermontmex@yahoo.es                                   @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *