Oportunidades del T-MEC

Con el mes arrancó el nuevo Tratado comercial de América del Norte, conocido como T-MEC y que suple al anterior TLCAN. Para Donald Trump este es el mejor y más importante acuerdo jamás hecho por Estados Unidos, lo que en sí mismo habla de las ventajas alcanzadas por Washington en la negociación.
No obstante para México es oportunidad para fomentar inversiones locales y foráneas para incrementar las ventas hacia el norte y mantener el superávit comercial alcanzado en los últimos años.
Desde el inicio del TLC, en las postrimerías del sexenio salinista, la industria automotriz fue fortalecida hasta ser el sector más beneficiado del acuerdo que señalaba que el 62.5 por ciento de las piezas de un vehículo debían fabricarse al menos en uno de los tres países socios del tratado.
Ahora con el T-MEC la exigencia regional subió a 75 por ciento y se contempla una exigencia de 70 por ciento en la producción de acero y aluminio. Esto puede impulsar la mayor industrialización automotriz nacional, aun cuando existe también la obligación de que entre el 40 y 45 por ciento de las piezas de autos sean fabricadas por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora, lo que termina con la ventaja salarial comparativa de México.
El otro sector básico para las exportaciones mexicanas es el agropecuario, el cual obtuvo balanza superavitaria desde hace 17 años, y pudiera mantenerse, a pesar de la cláusula de estacionalidad con la cual Estados Unidos podría impedir las compras a México en los periodos de cosecha allá.
Hay desventajas pero también oportunidades y estas habrá que aprovechar para que, tras el Covid-19, se logre impulsar inversión, empleo y crecimiento económico en México.

SUSURROS
A pesar de todos los pesares y pese a quien le pese la popularidad de Andrés Manuel López Obrador a dos años de su triunfo electoral es aún mayoritario, de acuerdo a encuestas publicadas por el periódico español El País de España y El Financiero de México.
La encuesta de SIMO Consulting realizada para El País arroja un resultado apabullante: El 68.4 por ciento aprueba al presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras que el muestreo de El Financiero, publicado ayer, con más moderación da una aprobación al primer mandatario de 56 por ciento.
Ambos resultados reflejan una disminución en la popularidad del tabasqueño pero sigue muy arriba, aun cuando la mayoría de los grandes medios tradicionales impresos y electrónicos lo atacan un día sí y el otro también.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo