Oro a Kim, niña prodigio

Es la figura del snowboard medio tubo

Excepcional exhibición de la atleta de 17 años de edad

PYEONGCHANG, Corea del Sur.- La maravilla estadunidense Chloe Kim, de 17 años de edad, conquistó la medalla de oro en snowboard medio tubo de los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang, en una final que pareció de trámite con ella como la gran favorita al trono.

La originaria de Long Beach, California, tuvo una excepcional exhibición con la patineta sobre el hielo para una calificación de 98.25 en la tercera y última ronda, con calificaciones de los jueces de tres veces 98 y un 99.

La campeona en los Juegos Olímpicos de invierno de la Juventud 2016 es considerada la niña prodigio del snowboard, tanto que calificó a los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2016, pero no participó por ser menor de edad.

La china Liu Jiayu y la estadunidense Arielle Gold fueron simples espectadoras en los giros que hizo Kim y se quedaron con la presea de plata y bronce con 89.75 y 85.75 de calificación, en ese orden.

Chloe Kim no tiene la edad legal para beber una cerveza en ningún país, pero ya cuelga sobre su cuello una medalla olímpica que tardó cuatro años en llegar.

Sí, hicieron bien la cuenta. Pudo ser medallista a los 13, pero las reglas de los Juegos Olímpicos le impidieron participar en Sochi 2014, aún cuando cumplió con todos los parámetros deportivos para clasificar y fue subcampeona de los Winter X Games 2014 en el superpipe.

No hay plazo que no se cumpla. Kim se coronó en el halfpipe y de paso se convirtió en la campeona olímpica estadounidense más joven en la historia del snowboard.

Kim habla tres idiomas de manera fluida -inglés, coreano y francés- y cambia caprichosamente el color de su cabello. Una adolescente normal. Bueno, casi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *