Pagan fianza tras sobornos a universidades

Las actrices Lori Loughlin (Full House) y Felicity Huffman (Esposas desesperadas), acusadas de sobornar a universidades, seguirán su juicio en libertad tras pagar millonarias fianzas

LOS ANGELES y BOSTON, EU.- Las actrices de Felicity Huffman (Esposas desesperadas), y Lori Loughlin (Full House) quedaron en libertad, tras pagar fianzas de 250 mil y un millón de dólares respectivamente, tras haber sido acusadas el martes con otras 50 personas, de participar en sobornos millonarios a prestigiadas escuelas y universidades de Estados Unidos, a fin de obtener un lugar para sus hijos, sin respetar la normatividad que todos los demás aspirantes deben seguir, cometiendo fraude al sistema educativo.

Huffman, ganadora del Emmy como estrella de la serie “Desperate Housewives”, quedó en libertad después de pagar una fianza de 250.000 dólares. Su esposo, el actor William H. Macy, no fue acusado aunque un agente del FBI dijo en una declaración jurada que estaba en la sala cuando Huffman recibió la oferta de un participante en el fraude.

En tanto, Loughlin quien se entregó ayer al FBI, quedó libre horas más tarde, tras pagar una fianza de un millón de dólares.

Ambas fueron imputadas de asociación ilícita para cometer fraude postal y fraude por medios electrónicos; Huffman pagó 15.000 dólares, que disfrazó como un donativo, para que su hija pudiera participar en el esquema de fraude para ingresar a la universidad.

Documentos dados a conocer en Boston el martes, en el marco de la Operation Varsity Blues, investigación federal en varios estados, describen una maquinación con el objeto de engañar el proceso de admisión a ocho instituciones cotizadas. Los padres sobornaban a entrenadores deportivos y otros empleados para lograr el ingreso de sus hijos a esas universidades selectivas y de las más elitistas del país.

Según la investigación, los padres pagaron gruesas sumas a diferentes personas a partir de 2011 y hasta el mes pasado, para sobornar a entrenadores y administradores que hicieran pasar a sus hijos por grandes deportistas y así mejorar sus posibilidades de ingresar. También contrataban a dobles de sus hijos para que rindieran los exámenes de ingreso en su lugar y pagaban a empleados para corregir las respuestas.

Los sobornos supuestamente vinieron de una empresa de consultoría en Newport Beach, California. Las autoridades dijeron que los padres le pagaron al fundador de Edge College & Career Network aproximadamente 25 millones de dólares.

Los entrenadores trabajaban en las universidades de Yale, Stanford, Georgetown, Wake Forest, Universidad de Texas, Universidad del Sur de California y Universidad de California en Los Ángeles.

Los padres gastaron entre 200.000 y 6,5 millones de dólares para garantizar que la admisión de sus hijos, dijeron funcionarios.

Al menos nueve entrenadores deportivos y docenas de padres están entre los acusados. En total 46 personas habían sido arrestadas para el mediodía del martes, incluida Huffman, en tanto que Loughlin se entregó el miércoles a al FBI.

“Estos padres son un catálogo de riqueza y privilegio”, dijo el fiscal Andrew Lelling al anunciar el caso federal de 25 millones de dólares en sobornos.

“Por cada estudiante admitido mediante fraude, un estudiante honesto y verdaderamente talentoso fue rechazado”, dijo Lelling, y añadió que la investigación continúa y que las autoridades creen que hay otros padres involucrados. Las escuelas mismas no son objeto de investigación, señaló.

Los documentos dicen que un testigo que estaba cooperando con las autoridades se reunió con Huffman y su esposo, el actor William H. Macy, en su casa en Los Ángeles y le explicó el fraude a la pareja. El testigo dijo a los investigadores que Huffman y su marido “estuvieron de acuerdo con el plan”.

En tanto, Loughlin y su esposo, el diseñador de modas Mossimo Giannulli, pagaron 500.000 dólares para que sus hijas ingresaran como miembros del equipo de canotaje de la Universidad del Sur de California, aunque ninguna de las dos sabe remar. Giannulli quedó en libertad el martes al pagar una fianza de 1 millón de dólares y la actriz 250 mil dólares.

Ayer, un fondo de inversiones de Silicon Valley anunció el reemplazo de su gerente general, implicado en el escándalo.

Manuel Henríquez será reemplazado como CEO y presidente del directorio de Hercules Capital de Palo Alto, California. Fue arrestado en Nueva York el martes y liberado luego de pagar 500.000 dólares de fianza. Hercules dijo que Henríquez conservará un asiento en el directorio en calidad de asesor.

Mark Riddell, administrador de la IMG Academy de Bradenton, Florida, fundada por el conocido entrenador de tenis Nick Bollettieri y que se promociona como la academia deportiva más grande del mundo, fue suspendido el martes al ser acusado rendir exámenes universitarios como parte del plan.

En el centro del plan se encontraba el asesor de admisiones William “Rick” Singer, fundador de Edge College & Career Network de Newport Beach, California, dijeron las autoridades. Se declaró culpable y su abogado, Donald Heller, dijo que su cliente quiere cooperar plenamente con los fiscales. Agregó que está “arrepentido y contrito y quiere seguir adelante en su vida”.

Los fiscales dijeron que los padres pagaron gruesas sumas a Singer a partir de 2011 y hasta el mes pasado para sobornar a entrenadores y administradores que hicieran pasar a sus hijos por grandes deportistas y así mejorar sus posibilidades de ingresar. También contrataban a dobles de sus hijos para que rindieran los exámenes de ingreso en su lugar y pagaban a empleados para corregir las respuestas.

Los pagos efectuados por los padres iban de algunos miles hasta 6,5 millones de dólares para garantizar el ingreso, dijeron funcionarios judiciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *