Pandemia económica

Sin que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya declarado al Covid-19 como generador de una pandemia, esta ya se registró en el ámbito económico con severa caída en las cotizaciones del petróleo que amenazan en convertirse en una guerra de precios.
La confrontación la abrió Arabia Saudita, el máximo productor de petróleo de Asia, en sus diferendos con Rusia, pero Estados Unidos ha resultado también seriamente afectado con la baja de precios, pues su extracción de hidrocarburos es bajo la técnica de Fracking, que puede resultar en mayores costos.
La presión en los valores de los hidrocarburos inicio con la reducción en la proyección de crecimiento económico mundial derivado de la afectación en un centenar de países infestados por el coronavirus.
En México el daño puede ser mayúsculo y de hecho ya afectó severamente la cotización del peso sobre el dólar, que supera las 21 unidades por cada billete verde, además de impactar a la baja los mercados de valores.
No es de fácil previsión lo que puede acontecer con este cóctel de coronavirus-recesión económica-bajos precios del petróleo-derrumbe de las bolsas. Todo puede suceder si no se toman medidas urgentes para estabilizar mercados y precios, amén de contener la epidemia del Covid-19.
La cobertura de precios adquirida por el Gobierno Federal reduce la afectación a la economía nacional, pero no en su totalidad. La caída en la cotización de la mezcla mexicana supera los 14 dólares por barril, sobre el precio promedio contemplado en el presupuesto de este año.
Lo peor de todo es que el escenario apunta hacia un desplome mayor en las cotizaciones energéticas. Ya veremos.
SUSURROS
La fuerza feminista quedo más que patente con la marcha del domingo anterior en las principales ciudades de todo el país y más aún con la consolidada convocatoria del 9 nadie se mueve, que semiparalizó la nación.
El legítimo movimiento feminista quiso ser utilizado como una acción antigobiernista, por lo que el propio presidente López Obrador salió al paso para advertir que solo hay un sector que no concuerda con la 4T, que “no quieren la trasformación”.
Ante ello, reitero su frase “el pueblo pone y el pueblo quita”, por lo que “yo no voy a estar como Presidente si no cuento con el apoyo de los mexicanos”.
Debemos recordar que la revocación de mandato, aprobada por el Congreso, está prevista para llevarse a cabo en el 2022 cuando los mexicanos podrán salir a decidir si quieren que el tabasqueño continúe o no en el cargo.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo