Parasite: tour de la desigualdad

SEÚL, Corea del Sur.- Desde las casas hasta los fideos, la película surcoreana ganadora del Oscar “Parasite” cuenta la historia de una lucha de clases a través de las vistas y olores de Seúl.

El filme -que hizo historia como el primero en idioma no inglés en ganar el Oscar a Mejor Película-, cuenta la historia de dos familias surcoreanas -los adinerados Park y los pobres Kim-, que reflejan las crecientes disparidades en la cuarta mayor economía de Asia.

Las pistas visuales de la película resonaron para muchos surcoreanos que se identificaron como personas nacidas en el seno de familias de bajos ingresos que casi han renunciado a tener una casa decente y movilidad social, en oposición a quienes provienen de familias acomodadas.

Gran parte del filme fue filmado en decorados especialmente diseñados, pero tanto la mansión de los Park como el escuálido apartamento del “subsótano” de los Kim se inspiraron y montaron en vecindarios reales de la capital surcoreana.

Un recorrido por las locaciones y decorados de la película revela el significado que tiene para muchos surcoreanos mientras protagonizan sus propios debates sobre la riqueza… y la falta de ella.

 

CHABOLAS

Ahyeon-dong es uno de los últimos barrios marginales ubicados cerca del centro de Seúl y aparece en varias escenas que representan el humilde barrio de la familia Kim.

Encaramado en una ladera cerca de la estación principal de trenes, Ahyeon-dong es un laberinto de calles estrechas y empinadas, muchas de las cuales terminan en largas escaleras que los residentes suben para llegar a sus casas.

“Ver la película me hizo sentir como si pusieran mi vida allí”, dijo Lee Jeong-sik, copropietario de 77 años del Supermercado Pig Rice, que aparece en la película.

La familia Kim de la ficción vive en un “subsótano”, apartamentos usualmente pequeños y oscuros construidos parcialmente bajo tierra.

Los vecinos dijeron que el alquiler de este tipo de viviendas se había incrementado a alrededor de 340 dólares mensuales, más del doble que en la última década.

 

“BEVERLY HILLS” DE SEÚL

En contraste, las escenas alrededor de la casa de la familia Park fueron filmadas en Seongbuk-dong, un vecindario conocido como el Beverly Hills de Corea del Sur que alberga viviendas de familias de empresarios y residencias diplomáticas.

A diferencia de Ahyeon-dong, las calles de Seongbuk-dong no tienen basura y son silenciosas, con casas escondidas detrás de altos muros, alambres de púas y cámaras de seguridad.

Según agentes de bienes raíces, las casas allí cuestan cerca de 6 millones de dólares y las residencias alquiladas a diplomáticos se alquilan por 8.500 a 12.725 dólares mensuales.

Cuando se difundió la noticia de los premios Oscar, las redes sociales estallaron con fotos y recetas de “jjapaguri”, una combinación de dos fideos instantáneos diferentes traducidos en la película como “ram-dong”.

El plato inicialmente se hizo popular como comida de todos los días debido a un programa de televisión, pero recibió un impulso por la película, lo que le agregó un toque satírico debido a que los Park lo comían con costosa carne coreana. (Reuters)