¡Pérdidas de hasta 100 mdd!

Por la cancelación del Clausura 2020

Golpe financiero para los clubes y vienen más problemas, que se verán reflejados en fichajes y sueldos de jugadores

La cancelación del torneo Clausura 2020 de la Liga MX es un fuerte golpe financiero para la industria del futbol y se estima que generará pérdidas de hasta 100 millones de dólares.

Desde la cancelación provisional del campeonato, el 15 de marzo, hasta la suspensión definitiva, ayer 22 de mayo, la situación económica de los clubes se vio afectada por no tener actividad ni generar ingresos.

Eso llevó a todos los equipos a replantear el tema salarial, acordando con jugadores diferimiento y en algunos casos reducción de sus salarios.

Pero lo peor para las instituciones llega con esta cancelación, porque con ella se vienen pérdidas millonarias y de acuerdo a TUDN, el futbol mexicano perderá alrededor de 100 millones de dólares, por conceptos de patrocinios, entradas en los estadios, esquilmos, etcétera.

Además, se estima que, con esta suspensión, se perderán alrededor de 190 mil empleos, de gente que labora en torno a los partidos de futbol.

 

PEGARÁ EN FICHAJES

Es un fuerte golpe a los ingresos de los equipos, porque se estima que al año el balompié mexicano genera poco más de 435 millones de dólares y dejar de percibir casi una carta parte, sin duda les provocará otros problemas.

Por ejemplo, es un hecho que la economía de los equipos se reducirá y eso afectará su poder adquisitivo al momento de buscar refuerzos.

Ya varios dirigentes han dicho que no habrá fichajes bomba, ni contrataciones sonadas como sucedía anteriormente. Se vienen intercambios y préstamos.

 

REBAJARÁN SUELDOS

Y un problema que ya se vive, es el tema de los sueldos de los jugadores. La crisis que se avecina llevará a la mayoría de los clubes, si no es que, a todos, a renegociar con sus jugadores el tema salarial.

A la fecha, en muchos casos acordaron diferir un porcentaje de sus salarios y en otros reducir sueldos hasta el regreso de la liga, pero ahora se corta una fuente de ingresos y dado que quedaron pendientes acuerdos con patrocinadores y con la televisión que se deben cumplir, los clubes deben reducir los salarios de los futbolistas.

De hecho, muchos de ellos cumplían contrato y estaban negociando la ampliación, pero ahora entrarán en el estira y afloja, porque los clubes no estarán en condiciones de mantenerles sus altos salarios.

Se vienen tiempos complicados para clubes y para jugadores.