“Pésima transparencia” de los recursos para salud a nivel estatal: aregional

La transparencia en el gasto en salud “es pésima”, ya que si bien el Gobierno federal distribuyó durante 2019 un total de 98 mil 792.5 millones de pesos vía el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), lo que significó -0.01 por ciento menos que en 2018, casi la totalidad de los gobiernos estatales no dan a conocer cómo ejercieron los recursos que se emplean en las personas sin seguridad social.

Pero la situación podría empeorar este año, ya que con el  surgimiento del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), queda la duda si las administraciones estatales mejorarán en transparencia, no obstante la falta de reglas claras para la atención a casi 54 millones de mexicanos.

Y como el hecho de las compras consolidadas, con las cuales se obtiene precios más bajos de los medicamentos, pero no se toma en cuenta el costo para su traslado, por ejemplo.

Al presentar los resultados del Índice de Transparencia del Gasto en Salud de las Entidades Federativas (ITGSEF) 2020, la firma de consultoría aregional, señaló que 23 de las 32 entidades tuvo una calificación reprobatoria, el promedio fue de 50.23 sobre 100, pero fueron Tamaulipas con 21 puntos, Guerrero con 22.12 puntos y Querétaro con 27 de calificación, de una escala del uno al cien, los que tuvieron la puntuación más baja.

Mientras que apenas cinco estados tuvieron una calificación media: Tlaxcala, Puebla, Zacatecas, Quintana Roo y Yucatán; y cuatro resultaron con puntuación alta, esto es, Guanajuato, Hidalgo –que pasó del lugar 26 al segundo-, Sinaloa y Jalisco.

La directora de aregional, Flavia Rodríguez Torres explicó que la mayoría de las administraciones locales carecen de datos históricos y tienen fallas en acceso a documentos para su consulta, algunas sólo se dedican a llenar los formatos de la plataforma de transparencia.

“Es decir que no hacen su tarea de acuerdo con lo que marca la Ley General de Contabilidad Gubernamental y la Ley de Disciplina Fiscal; lo que hace que la información se mantenga en niveles bajos desde 2017”, señaló.

De su parte, la coordinadora del área de Transparencia de la firma, Noemí García Carrillo, indicó que para la elaboración de este Índice fueron más rigurosos en la evaluación de la información porque no sólo consideraron la disponibilidad de la misma, sino también la calidad.

De esta forma, casi todos los estados registraron retrocesos significativos en los cuatro bloques calificados: marco regulatorio, marco programático-presupuestal, costos operativos, rendición de cuentas, evaluación de resultados y estadísticas.

Ejemplificó que en la información del total de personas afiliadas al entonces Seguro Popular, 18 estados no publicaron nada al respecto; ocho dieron información incompleta del periodo y sólo seis presentaron datos del periodo completo.

Se evaluó información que las entidades publican en los portales de las secretarías de salud locales y de los organismos públicos descentralizados y algunas variables integradas al régimen estatal de protección social en salud, pero en muchos casos no hay un programa de adquisiciones, en otros apenas el padrón de subrogación.