Pobres no comen gasolina,  comen tortillas: Guajardo

Ante críticas de senadores del PAN sobre alza en la gasolina, el secretario de Economía, Ildelfonso Guajardo, reviró a los panistas con los resultados económicos en la administración de Felipe Calderón, al afirmar: “Los pobres no comen gasolina, comen tortillas, pollo, leche y huevos”.

Y es que el senador panista, Víctor Fuentes, lamentó que el modelo económico del actual gobierno federal no contribuyó, en lo más mínimo, a la justa a distribución de la riqueza y convirtió a México en un país con brechas de desigualdad más amplias.

Al hacer uso de la tribuna, durante la comparecencia de Ildefonso Guajardo, en el marco de la Glosa del VI Informe de Gobierno, el legislador señaló que la economía de un país debe generar oportunidades de desarrollo a todos sus habitantes, “lo que no sucedió en este gobierno”.

“Lo único que podemos concluir es que su gestión y la de Enrique Peña Nieto son un fracaso, que su dedicación, empeño y trabajo se orientó a favorecer a unos cuantos; lamentablemente, se hicieron más ricos los ricos y más pobres los pobres”, señaló.

En respuesta, Guajardo hizo un comparativo con cifras de lo hecho en la gestión de Calderón y la administración del presidente Enrique Peña, al detallar que el pollo en el gobierno anterior aumentó 58 por ciento, en este sexenio solo se elevó 19.9 por ciento, según cifras del Inegi.

En su segunda intervención, el funcionario federal también dijo que la tortilla en el sexenio anterior subió 66.2 por ciento y en esta administración aumentó 17 por ciento.

Indicó que, en el último gobierno panista, el huevo se duplicó el precio, como lo recibieron el 1 de diciembre de 2012, la administración de Peña lo entregará igual.

El secretario de Economía precisó que en el caso la inflación acumulada en este sexenio es del 4 por ciento, en la anterior fue de 4.35 por ciento, mientras que en la gestión de Vicente Fox fue de 4.8 por ciento.

Aclaró que en los últimos 5 sexenios no se experimentó crecimiento positivo cada trimestre en el contexto de la economía mexicana, por eso “si a crecimiento vamos con todos los retos que existieron, en este sexenio será de 2.4 por ciento, en el anterior fue de 1.7 por ciento”.

Ante el Pleno del Senado de la República, el Secretario de Economía resaltó que en el gobierno anterior crear una empresa en 2010 llevaba más de 12 días, hoy toma 4 días.

“Cuando a uno se le confiere una responsabilidad debe haber congruencia en lo que hace y en los últimos 6 años, Enrique Peña instruyó a avanzar en una diversificación de la plataforma del comercio exterior”, afirmó.

Por ello, insistió que se hizo a una velocidad importante, a fin de modernizar el acuerdo con Europa, tener una integración con Asia-Pacífico y América Latina.

“Enfrentar la responsabilidad más importante en negociaciones comerciales al dejarle a este país certidumbre en un nuevo TLC”, enfatizó.

Los acuerdos internacionales alcanzados insertan a las Pequeñas y Medianas empresas (Pymes), que eran ignoradas, y priorizan beneficios a trabajadores, aseguró.

Explicó que en la negociación para modernizar el acuerdo de América del Norte se logró establecer en las 12 mil reglas de origen, que determinan la integración productiva, los mecanismos que favorezcan a la industria nacional.

Ante el pleno senatorial, Guajardo dijo que, del total, sólo cinco fueron producto de una negociación más intensa, sin embargo, todas favorecen a la industria mexicana de manufactura.

Explicó que cuatro de ellas -petroquímicos, acero, vidrio y fibra óptica- fueron alineadas a los mejores intereses de la industria nacional, “conformando un esquema de integración y de generación de valor sin precedentes”.

En cuanto la quinta, la regla más compleja, refirió, la concerniente a la industria automotriz, se visualizó en la negociación el interés de fortalecer el área de autopartes, para que México junto con sus socios conforme una de las regiones más poderosas en producción automotriz del mundo.

El funcionario federal detalló que dicha regla aumenta el requerimiento de contenido regional, lo que permite al país exportar automóviles con arancel cero y sin restricciones en América del Norte, y de manera ilimitada.

Ildefonso Guajardo abundó en que el mayor reto profesional que el equipo negociador del gobierno mexicano fue realizar una negociación que empezaba en posiciones difíciles.

Comentó que una de las metas era fortalecer la competitividad de América del Norte, porque no se podía permitir llegar a un punto donde se cerrará la región, al grado de que nuestra competitividad no fuera un elemento de ventaja frente a otras regiones del mundo.

Se modernizó el acuerdo con capítulos que no existían, como los referentes a comercio electrónico, telecomunicaciones, y sobre mejores prácticas comerciales durante las primeras ocho rondas de negociación, explicó.

Señaló que se logró el objetivo de la actual administración, cuyo reto era fortalecer las relaciones comerciales con América del Norte, a través de la modernización de fronteras, facilitación de procesos y la homologación de normas y estándares, para reducir costos de transacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *