Poderes Ejecutivo y Judicial acercarán justicia a desposeídos y marginados: AMLO-Zaldívar

El tiempo donde el Poder Ejecutivo era el “poder de los poderes” se terminó afirmó ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así, para respaldar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el gobierno federal presentará al legislativo una iniciativa de ley para impulsar la Reforma Funcional profunda en el Poder Judicial y abatir la corrupción.

En Palacio Nacional y de cara al pueblo, el Consejero Jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra y el ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea firmaron la iniciativa elaborada por la Corte para que se analice, discuta y, en su caso, apruebe.

En el espacio de su conferencia de prensa matutina, el presidente de la República, reconoció el gran esfuerzo del Poder Judicial para transformar al Consejo de la Judicatura y a la Corte, particularmente en el combate a la corrupción.

El primer mandatario expresó que hoy se trabaja de manera coordinada, respetando la independencia, la autonomía de los poderes, pues “pues ya se terminó el tiempo, en que el poder de los poderes era el Ejecutivo y que el Poder Judicial y el Poder Legislativo estaban subordinados; ahora se cumple lo que está establecido en la Constitución, hay división, hay equilibrio entre los poderes”.

Pero también, agregó, en esa independencia, en ese respeto a la autonomía de los poderes, hay cooperación para poner siempre por delante el interés nacional y defender el interés de nuestro pueblo con estricto apego al mandado constitucional.

Indicó que, como es facultad del Ejecutivo el enviar iniciativas de reformas, facultad que no tiene el Poder Judicial, nos presentó el ministro presidente de la Suprema Corte un proyecto de iniciativa que nosotros apoyamos y vamos a firmar para enviar al Congreso.

Al respecto, el ministro presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, agradeció al presidente que el Ejecutivo tenga la confianza para hacer suya y suscribir la propuesta de reforma judicial emanada del propio Poder Judicial de la Federación. Este gesto político, que en mucho valoro, corrobora su respeto a la independencia judicial.

“Les comento que en varias ocasiones el Presidente, el Consejero Jurídico y yo comentamos que el Poder Judicial federal no requería una reforma estructural. La conformación y el diseño constitucional de la Suprema Corte y del Consejo de la Judicatura Federal es adecuada, tan lo es que durante el último año hemos podido avanzar en reformas internas muy trascedentes para transformar el Poder Judicial de la Federación.

“Además, emprender ahora una reforma que modifique la estructura de la Corte o del Consejo de la Judicatura podría atentar contra la independencia judicial y debilitar a la institución cuando lo que se requiere es un Poder Judicial fuerte, independiente, legitimado y prestigiado”, dijo.

A la vista de estos hechos, de lo que se trata es lograr es una reforma funcional de gran calado, profundo, que tiene diversos ejes.

Entre otros: busca fortalecer las facultades del Consejo de la Judicatura Federal para combatir con mayor eficacia la corrupción, el nepotismo, la impunidad y el acoso sexual en el Poder Judicial.

Por otro lado, busca la generación de un nuevo perfil de juez, de jueces y juezas más cercanos a la gente, más capacitados y más sensibles, establecer una auténtica escuela judicial en la cual se vayan formando todos los cuadros del Poder Judicial federal generando por primera vez una auténtica carrera judicial.

También, acotó, se hace una apuesta para ir avanzando como política pública, como principio y como regla en la paridad de género para que tengamos más y mejores mujeres en más y mejores cargos.

Pero sobre todo “es una apuesta para establecer un nuevo perfil de defensores públicos, que los defensores públicos se constituyan en verdaderos abogados de los pobres, que logremos llevar la justicia a los rincones más alejados del país, a la gente más pobre, más necesitada, más olvidada, más discriminada, aquella que ha perdido la esperanza y tenemos la obligación de devolverles la esperanza en la justicia”.

Aseguró que de aprobarse la Reforma se avanzará hacia el logro de una justicia plena y completa, hacia la consolidación de un auténtico Estado de derecho y hacia, como había dicho, lograr que renazca la esperanza en la gente, en la justicia.