Podría volver el control de precios de gasolinas: Dolores Padierna

La reforma energética sólo sirvió para elevar el precio a niveles internacionales y beneficiar a los participantes en la cadena de suministro de las gasolinas, por lo que el consumidor está a expensas de lo que cada quien quiera cobrar por la parte que le toca operar, advirtió la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna.
Sentenció que se han tomado medidas para tratar de disminuir los costos, pero si éstas no surten efecto, siempre existe la posibilidad de regresar a un sistema de precios administrados, esquema previsto en la ley cuando no existen condiciones de competencia efectiva.
“Sería una solución de último recurso. Las empresas gasolineras tienen la palabra”, aseveró.
Asimismo, acotó que si la competencia fuera intensa los precios bajarían, dicen los manuales de economía, pero eso no está ocurriendo, ni ocurrirá porque las características del sistema de abastecimiento limitan las posibilidades de competencia. “En esas circunstancias, los operadores se aprovechan y hasta se coluden para maximizar sus ganancias”, dijo.
La diputada por Morena explicó que si bien las gasolinas se venden al precio del mercado, en el caso de México es un mercado ineficiente por sus múltiples imperfecciones que dan por resultado un precio caro y por ello la reforma energética remplazó los gasolinazos por los abusos de los gasolineros.
Añadió que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha buscado amortiguar el alza de la gasolina, disminuyendo el impuesto especial a la producción y servicios (IEPS) que se aplica por litro de combustible, sin embargo, los expendedores no han repercutido ese descuento en el precio al consumidor final, se lo han quedado todo. En marzo, por ejemplo, los gasolineros capturaron 63 por ciento del estímulo fiscal que el gobierno otorga en beneficio del consumidor.
Además, ha exhortado a los distribuidores a cooperar para cumplir con el compromiso de no aumentar los precios de los energéticos por encima de la inflación. Dicho compromiso implica que los consumidores sólo estarían sometidos a las fluctuaciones de precios en el mercado internacional, en donde se adquiere el 80 por ciento de la gasolina que se consume en el país. La nueva refinería permitirá depender menos del suministro externo y ofrecer precios de los combustibles más económicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *