Política social sin clientelismo político, afirma Javier May

El titular de la Secretaría de Bienestar, Javier May Rodríguez, aseguró que los programas del gobierno federal están diseñados por principios de derechos sociales, sin clientelismo político, corrupción, discriminación racial de género, regional o étnico.

Reprochó que gobiernos neoliberales no concebían como propia la responsabilidad moral y humanista de garantizar las necesidades básicas de la población, pues desde los escritorios de altos funcionarios se consideraba la pobreza como un efecto colateral inevitable, que sólo era posible palear a través de programas clientelares.

“Esa visión de antes, se guiaba por la simulación de una enorme corrupción que sólo profundizaron las indignantes brechas de desigualdad y aumentaron el número absoluto de personas que viven en la pobreza”, reprobó.

Al comparecer ante integrantes de la Comisión de Desarrollo y Bienestar Social del Senado, en el marco de la Glosa del II Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, May Rodríguez afirmó que ahora la política social trabaja y tiene en el centro de su atención a los ciudadanos.

Enfatizó que esa es la diferencia con el actual gobierno, ya que hoy, como nunca antes, se atiende a la gente de forma directa sin intermediarios, cuya relación está dando resultados positivos y permite alejar prácticas nocivas en las regiones en lo que más se necesita, el ejercicio íntegro y transparente de los recursos públicos.

“La política social general del gobierno de la República y los programas sociales de la Secretaría del Bienestar, están diseñados por los principios de derechos sociales sin clientelismo político, sin corrupción, sin discriminación racial de género, regional o étnico”, destacó.

Mencionó que esos programas son el de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras; Pensión para el Bienestar de Adultas Mayores; Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente; para el Bienestar de personas en Emergencia Social o Natural y Sembrando Vida.

Precisó que este es el “parte aguas” en la conducción de la política social, que permite acercar al gobierno a la gente, “la diferencia es que se conoce, de primera mano y a ras de suelo, la situación que viven comunidades apartadas, ejidos, localidades con mayores niveles de pobreza y marginación”.

Enfatizó que desde los territorios y no desde los escritorios es como el actual gobierno ha alineado las políticas de bienestar, a partir de las necesidades apremiantes de la población más vulnerable.

Puntualizó que esta manera de atender la política social, desde abajo, impide el derroche, los intermediarios políticos, los moches, los arreglos en lo oscurito y responde genuinamente a los anhelos de la gente.

En defensa del segundo año de gobierno de López Obrador, el funcionario federal reafirmó el objetivo fundamental de construir una nación, donde nadie se quede atrás por falta de interés en sus carencias.

Además, agregó, impulse un cambio de fondo que procure elevar el nivel de vida de millones de personas, particularmente de las más desprotegidas.

En el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19, May Rodríguez mencionó que en estricto apego a las disposiciones de la Secretaría de Salud, el Presidente de la República dispuso la atención prioritaria a la población más necesitada y vulnerable.

Por ello, recordó, el gobierno determinó adelantar y entregar, casa por casa, los pagos acumulados de las pensiones para adultos mayores y personas con discapacidad, a fin de fortalecer la economía popular y procurar mantenerse en casa y evitar los contagios.

“En este contexto de emergencia sanitaria, el gobierno de la República, el programa Pensión para el Bienestar de las personas adultas mayores, permitió otorgar un medio de sustento para que millones de familias tuvieran un ingreso seguro y pudieran permanecer seguros en sus casas”, subrayó.