Prisas causaron colapso de L-12; Ebrard señala a MAM

Revela The New York Times

Graves fallas por prisas en la construcción del tramo elevado de la Línea 12 del Metro habrían provocado el colapso en la estación Olivos, lo que fue negado por Marcelo Ebrard, entonces jefe de gobierno, quien responsabiliza a su predecesor Miguel Mancera.

De acuerdo con una publicación del diario The New York Times, hubo presiones para que la Línea 12 se terminara pronto, por lo que la obra fue de mala calidad.

Acusó que el oportunismo político y las obras descuidadas fueron las principales causas del accidente que dejó un saldo de 26 muertos y más de 80 heridos.

Además, señaló directamente al actual secretario de Relaciones Exteriores y a Carlos Slim, dueño de la empresa constructora que llevó a cabo el tramo de la línea que colapsó.

Del mismo modo, indicó que auditores federales encontraron que las autoridades de la ciudad autorizaron trabajos de mala calidad, incluso mientras se construía la obra.

Aunado a ello, presentó datos en los que asegura que, según una investigación de 2014 de la Asamblea Legislativa de la ciudad, la certificación del Metro se dio poco menos de una hora antes de su inauguración pese a que faltaban todavía algunos detalles de construcción.

El periódico estadounidense precisó que el reportaje publicado este domingo está basado en documentos gubernamentales, entrevistas con personas que trabajaron en la construcción del sistema de transporte y análisis de la evidencia encontrada en el lugar del siniestro.

Detalló que tomó “miles de fotos del lugar del colapso y las compartimos con reconocidos ingenieros que llegaron a la misma conclusión sobre la falla: una obra deficiente que parece seguir un patrón de oportunismo político y trabajos desordenados mientras se construía el Metro”.

Señaló que la tragedia “ya se ha convertido en una crisis política que podría afectar a dos de las figuras más poderosas del país: Marcelo Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores, y Carlos Slim, uno de los empresarios más ricos del mundo”.

De acuerdo con la investigación de The New York Times, las vigas de acero no estaban construidas para sostener la estructura por sí misma, por lo que se colocaron pernos de metal para conectar el acero a la losa, y destaca que ambos materiales son más resistentes si actúan como una sola unidad.

Describió que los pernos fueron soldados al acero, generando una unión “casi irrompible”, pero las fotos que tomaron en el lugar del colapso “sugieren a los ingenieros que las soldaduras se hicieron mal”, lo que representa un defecto de construcción grave.

Señaló que las fotografías que tomaron muestran que las soldaduras dieron de sí y los pernos se soltaron del acero, por lo que, en el último viaje del tren, “es probable que hubiera secciones del concreto desconectadas, que simplemente descansaban sobre las trabes de acero. Estas no habían sido diseñadas para soportar el peso por sí solas”, por lo que se derrumbaron.