Propugna la CNDH por erradicar discriminación a niños con VIH

Estado debe garantizar su sano desarrollo

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) aseguró que el Estado tiene la obligación de garantizar que niñas y niños con VIH puedan desarrollarse en ámbitos que favorezcan su bienestar físico, mental y social.
Por ello, exhortó a la sociedad y autoridades a intensificar los trabajos para erradicar la discriminación, rechazo, abusos y segregación hacia las personas con VIH, especialmente niñas y niños, a quienes la pandemia priva, en muchos casos, de atención y cuidado de sus padres, además de ser estigmatizados y discriminados socialmente.
Precisó que, de acuerdo con información preliminar del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y del sida (Censida), respecto de los casos acumulados de VIH y de sida, de 1983 al 31 de diciembre de 2018 se reportan mil 180 notificados que continúan registrados como seropositivos a VIH de niñas y niños de 0 a 14 años, y 4 mil 41 casos notificados del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) de 1984 al 31 de diciembre de 2018.
En ocasión del Día para la Cero Discriminación, señaló que pese a los avances logrados, aún falta mucho por hacer para que se cumpla la obligación constitucional de todas las autoridades de promover, proteger y garantizar los derechos fundamentales de esa población infantil conforme a los principios de prioridad, interés superior de la niñez y no discriminación.
Asimismo, la CNDH pidió a las instituciones del sector salud a impulsar la capacitación del personal de hospitales sobre educación de salud para mujeres, adolescentes, niñas y niños, y sobre sus derechos sexuales y reproductivos; empoderar a las mujeres desde la niñez, y concientizar sobre el acceso, siempre, al condón masculino y femenino.
La campaña del 2019 para el 1 de marzo, Día de la Cero Discriminación, invita a las personas a actuar contra las leyes discriminatorias en sus respectivos países. Con el lema “Movilízate para cambiar las leyes discriminatorias” el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y el SIDA, Onusida, reitera que los Estados nacionales tienen la obligación legal de eliminar las leyes discriminatorias y aprobar otras que brinden protección a las personas de manera sustantiva y efectiva.
De acuerdo con Onusida, 39.6 millones de personas vivían con el VIH en 2017, mientras que solo 21.7 millones de ellas tenían acceso a la terapia antirretrovírica, por lo cual se marcó diversos objetivos específicos para 2020, entre ellos que el 90% de las personas que vivan con VIH conozcan su estado y reciban tratamiento, además que el 90 por ciento de quienes padecen esa condición hayan suprimido la carga viral.
También, que no existan nuevas infecciones por el VIH entre niñas, niños y madres; que el 90% de las mujeres y las niñas vivan libres de desigualdad y la violencia basada en el género para mitigar el riesgo y el impacto del VIH; que el 90% de las y los jóvenes estén facultados con las habilidades, el conocimiento y la capacidad de protegerse del VIH, y que de ellos quienes estén en entornos de alta prevalencia tengan acceso a la prevención combinada de VIH y servicios de salud sexual y reproductiva, así como que el 90% de las personas que vivan con la enfermedad o que estén en riesgo de infección y afectadas por el VIH no reporten ningún tipo de discriminación, especialmente en entornos de salud, educación y lugares de trabajo.