Proveedor de la Cámara de Diputados da positivo a examen de Covid-19, aislan a sus contactos

La Cámara de Diputados reforzó el cerco sanitario que mantiene para ingresar al palacio legislativo de San Lázaro, luego de un proveedor externo, que tuvo contacto con algunos empleados, dio positivo a la prueba de Covid-19.
La secretaría general de la Cámara de Diputados, Graciela Báez, explicó que el proveedor externo tiene 30 años de edad y tuvo contacto con personal del área de servicios generales, pues realizaba actividades administrativas de la empresa TGC Geotecnia, SA de CV, que hace trabajos de supervisión de la renivelación de los edificios A, B y H del recinto legislativo.
Acotó que desde el pasado viernes esta persona dejó de asistir, y todo el personal que estuvo en contacto con él se encuentra en sus hogares y se le dará seguimiento.
La Cámara de Diputados precisó que en la Fase 2 de la pandemia por coronaviris Covid-19 el contagio será más frecuente y por ello la Cámara de Diputados mantendrá el protocolo sanitario para proteger a sus trabajadores. Las y los diputados realizan actividades legislativas utilizando las plataformas digitales.
Precisó que el recinto trabaja a su mínima capacidad y en los últimos dos días han acudido a trabajar, en promedio, 900 personas, que corresponde al 12 por ciento del total que asiste a la Cámara.
Además, desde hace dos semanas se activó el protocolo en el que se establecen las medidas preventivas para aislar a todos los trabajadores y evitar la propagación del virus, en el caso de que surgiera algún infectado.
Éste consiste en evitar la asistencia al centro de trabajo de los adultos mayores de 60 años y grupos de personas con riesgo por diabetes, hipertensión arterial o cualquier otra enfermedad que los ponga en riesgo, quienes en todo momento y, en su caso, gozarán de su salario y demás prestaciones.
Todo el personal sindicalizado, de base y las y los niños del Centro de Desarrollo Integral (Cendi) y sus padres no acuden a laborar desde el lunes 23 de marzo de 2020.
Los trabajadores de confianza, eventuales y las y los prestadores de servicios bajo el régimen de honorarios, asisten de conformidad con las necesidades de la carga laboral de sus áreas, prevaleciendo su seguridad.