¿Qué pasó ayer? ¿Por qué cambió el discurso AMLO?

¿Qué sucedió ayer que obligó a Andrés Manuel a modificar el discurso y a llamar a los mexicanos a no salir de casa so pena de que los hospitales se saturen, no alcancen y la situación se desborde?

Al mediodía se conoció la versión de que “unos médicos” -no se identificaron- fueron obligados en diversos estados a reportar muertes por covid19 como neumonía atípica.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, tuiteó que a las 19:00 horas, en la conferencia diaria nocturna en la que se da el saldo de la epidemia, abordaría el tema.

Pero no fue.

Ni José Luis Alomía, director de epidemiología de Salud.

Enviaron a Víctor Hugo Borja, experto en epidemiología del IMSS, quien lo negó y dijo que generalmente los reportes por neumonía atípica como causa de muerte se manejan cuando no se ha identificado la causa.

– Mientras no tengamos el agente causal es una neumonía atípica.

Puede ser viral, bacteriana y que justo en este momento forman parte de lo que se está vigilando, dijo, acompañado por Christian Zaragoza Jiménez, epidemiólogo de Salud.

Causó extrañeza la ausencia de López-Gatell, aunque en otras ocasiones ya se había dado, ciertamente.

Dos horas después, Andrés Manuel subió un mensaje en video en sus redes en el que modificó el discurso.

Es un antes y después en esta crisis.

Por la tarde, en Bahía de Banderas, Nayarit, donde está de gira, aunque ya no se acercó a la gente tanto y mantuvo  Susana Distancia, pidió a la gente salir.

-Hay que ir a comprar, a los tianguis, a los mercados, a eso llamo, a la solidaridad.

En el mensaje nocturno, llamó a los mexicanos a no salir de casa, porque se corre el riesgo de que se disparen los contagios, el número de enfermos y que los hospitales se saturen y no alcancen.

Que se desborde la situación.

Mostró las gráficas.

Y es que México mantiene hasta ahora una ruta muy similar a Italia -que va un mes adelante en crisis-, lo que enciende las luces de alerta, porque allá ya suman 9 mil muertos.

Y España no se queda atrás.

¿Qué sabe Christopher Landau, el embajador de Estados Unidos en México, que nosotros no sabemos?

El llamado que hizo ayer a sus connacionales a egresar a su país es alarmante.

Si allá está peor.

Y les dijo que lo hagan inmediatamente.

El embajador de Canadá ya lo había hecho el martes pasado.

¿Ven venir una crisis grave?

¿Y después del 19?

El pico máximo.

 

El Muro detiene el virus

¿En serio el muro fronterizo ha evitado el contagio del virus?

El disparo de casos en los estados que colindan entre Estados Unidos y México no ha sido explicado claramente.

Dice el mismo Borja que el muro ha hecho su parte.

Que no es lo mismo la actividad en San Diego que en Tijuana.

¿Conocerá, la neta, Tijuana?

Con todo y el cierre de la frontera que ordenó Trump, la actividad continúa.

 

Herrera, preocúpate

Si usted fuera el secretario de Hacienda de México tendría que estar muy preocupado.

El panorama económico es más negro que el petróleo.

Y no exagero.

Arturo Herrera sabe que no le alcanzará el dinero.

Que habrá una caída de los ingresos por la baja en las ventas, lo que significa menos impuestos.

Porque todo se ha caído.

El petróleo, las ventas, la actividad económica en general, el empleo y hasta las remesas -dinero que envían los mexicanos en el extranjero- disminuirán porque Estados Unidos, principal destino donde los connacionales buscan el empleo que aquí no hay, está en plena caída.

Y el peso está para el arrastre.

De 18.50 por dólar que promediaba todavía a principios de marzo, se ha derrumbado hasta 25 pesos. Y el sube y baja que no se detendrá, sino hasta que haya pasado la tormenta.

Y, para ello, no hay fecha.

La parálisis, aunque el gobierno federal ha intentado evitarlo, es casi total.

Los proyectos estratégicos tendrán que detenerse o, cuando menos, modificarse.

En un país de 124 millones de habitantes, donde 55.6 millones son pobres y 11.5 están en pobreza extrema -no les alcanza ni para comer-, las pensiones a adultos mayores, a madres solteras, a discapacitados y más no pueden ni deben detenerse.

Pero en esta contingencia, en cambio, el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya pueden esperar.

Esos recursos deberían ser reorientados para enfrentar la debacle financiera y económica.

De por sí el crecimiento fue negativo en 2019 a causa de ese obsesivo ahorro con el argumento de combate a la corrupción, lo que detuvo el gasto público y, en consecuencia, el privado, y ahora esta recesión mundial, que no estaba en el guión.

Todos los países del mundo, cuando menos los más importantes y México aspira a serlo, han lanzado programas de estímulo fiscal.

México no.

Por el contrario, el Sistema de Administración Tributaria (SAT), dependiente de la Secretaría de Hacienda, descartó ayer una prórroga para la presentación de la declaración anual para personas físicas o morales y les pidió cumplir para tener recursos.

Solidarizarse.

¿Por qué? Porque se requiere dinero para cumplir con todos los compromisos.

Andrés Manuel López Obrador descartó ayer en la mañanera pedir un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI), pero parece no tener alternativa: pedir prestado o recurrir al déficit.

De hecho, el FMI aseguró ayer que está muy claro que la economía mundial ha entrado en recesión, peor que la de 2009, cuando la influenza H1N1 provocó una parálisis similar.

 

Vámonos: Fueron fallas mecánica y humana.

 

albermontmex@yahoo.es           @albermontmex