“Quédense en casa, quédense en casa, ¡quédense en casa!”

“Quédense en casa, quédense en casa, ¡quédense en casa!, porque esta es nuestra última oportunidad”.

Así fue el llamado, casi súplica, que hizo el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, la noche del sábado.

Las cifras continúan a la alza y a los mexicanos parece no importarles.

-Es nuestra última oportunidad, alertó cuando dijo que la curva de la gráfica comienza a ser a la alza.

Anoche ya había casi mil casos confirmados y 20 muertos.

La tendencia de la línea en la gráfica es muy parecida a la de Italia, que suma ya 11 mil muertos.

Cabe recordar que Italia va un mes adelante de México.

Y a la de España, donde ya son casi 7 mil decesos.

Las calles, aunque ciertamente con menos tránsito vehicular y menos personas, continúan con movimiento.

Sí, un país con 55 millones de pobres y 11.5 millones en pobreza extrema no puede darse el lujo de ir a casa totalmente, porque los daños económicos, de por sí históricamente graves e incontenibles, serían catastróficos, pero eso nada tiene que ver con las familias que salen a las plazas, a los parques y hasta a las tiendas comerciales a pasear.

-Sí, el gobierno federal tardó en hacer el llamado de alerta, pero ¿y si llegamos a las cifras de España o Italia será sólo responsabilidad de éste?, se escuchó en radiopasillo.

 

El saludo a la mamá del Chapo

Andrés Manuel López Obrador volvió a encender las benditas redes sociales.

Durante su gira por Sinaloa saludó a la mamá de Joaquín El Chapo Guzmán Loera ¡y de mano!

La supervisión de obra carretera fue el pretexto para que se diera el encuentro.

-Ya recibí tu carta, dijo a Consuelo Loera Pérez, madre del capo del cártel de Sinaloa, en clara referencia al texto que se dijo enviaría hace un par de meses en el que le pide intervenir con Donald Trump para que Joaquín, preso en Nueva York, sea devuelto a México y cumpla su condena aquí.

Las críticas se desataron, porque, además, se supo que era cumpleaños de Ovidio Guzmán, el hijo de El Chapo que fue liberado apenas en octubre pasado para evitar una matanza, se dijo en aquel operativo frustrado para detenerle.

Al volver a la CDMX, en el aeropuerto, López Obrador no quiso contestar a las preguntas sobre el saludo y sobre su negativa a practicarse la prueba para covid19, tras los positivos de Omar Fayad y Adán Augusto López, gobernadores de Hidalgo y Tabasco, respectivamente.

Andrés Manuel se niega a someterse a la prueba.

Asegura que es una ofensiva de los conservadores y que sólo debe hacerse cuando hay fiebre, tos seca, dificultad para respirar y más.

-Mañana -hoy- levántense temprano, dijo a los reporteros mientras caminaba acelerando el paso. Estoy en huelga, añadió.

 

Tanque y multa

Mauricio Vila, gobernador de Yucatán, no se anda con rodeos.

Advierte que quienes no acaten la instrucción de irse a casa y guardarse un mes serán llevados a la cárcel hasta por tres años y deberán pagar una multa de 86 mil devaluados, pero útiles pesos.

-No, pos así, por las buenas, cualquiera entiende, se escuchó en radiopasillo.

 

Apoyo a los restauranteros

Los restaurantes hacen un esfuerzo por mantener su viabilidad económica y financiera.

Todos han implementado el servicio a dimicilio para que la actividad no se termine totalmente.

Hay diversas iniciativas en las que se pide, incluso, que se haga una compra, con su respetiva propina, y que el consumo se haga en cuanto pase la emergencia. Un vale de consumo, pues. Así, los dueños de los negocios pueden mantener la planta laboral y los meseros, garroteros, cocineros y más, sus ingresos.

 

radiopasillo@com.mx