Real Madrid no regalará nada: Aguirre

Madrid (EFE).- Javier Aguirre, entrenador del Leganés, aseguró que se espera la mejor versión del Real Madrid en el encuentro que deberá medir a los suyos contra los blancos y pese a que el rival ya se ha proclamado campeón de liga.

“El Madrid es el Madrid de toda la vida. Tiene el gen ganador, el gen competitivo. Tienen esos retos que menciona la prensa de máximo goleador, el de las victorias seguidas… no se va a relajar”, comentó en rueda de prensa.
“Y aunque hagan cambios jugarán futbolistas de primerísimo nivel. Además no terminan la temporada, continúan con la Champions. Ellos no se relajan nada, son el Madrid de toda la vida y me espero al mejor Madrid, esa es la verdad”, consideró.

Para salvarse deberán ganar y esperar a que el Celta no haga lo mismo contra el Espanyol: “Yo lo que está en nuestro alcance lo intentaremos, intentaremos ganar el partido porque es el único resultado que nos vale. Luego hay que esperar que el otro resultado nos favorezca. No puedes pedirle nada a nadie porque si no haces tu lo tuyo no mereces que los demás lo hagan”.

“Confiamos en nuestras opciones, pero dependemos de terceros. Eso habla de que algo habremos hecho mal. Confío siempre. Siempre confié en el fútbol. Once contra once. Que gane el mejor con un juez que señala infracciones. Eso es el fútbol. En eso confío desde que comencé hace 43 años. Cambian cosas, pero al final de cuentas es once contra once, la pelotita y el árbitro. Siempre he confiado en el árbitro”, dijo.

Sobre el transcurrir de la campaña desde su llegada, manifestó: “Ha sido una temporada excepcional porque nunca habíamos parado a media liga, nunca habíamos estado encerrados a media liga. No era una pretemporada, era una situación anómala y extraña. Nunca habíamos vuelto sin público tantos partidos, tan seguidos. Es algo diferente en todas nuestras carreras, nunca me ha tocado nada parecido”.

“Lo de pelear por el descenso sí, esa experiencia sí la tengo. Pero este cúmulo de adversidades por parte de las circunstancias naturales de una pandemia mundial y por parte de las circunstancias particulares del Leganés, de nuestros movimientos y nuestras lesiones, son muy especiales. Nunca me había pasado. Pero llegamos vivos al último partido, que eso es lo que importa”, agregó.

Además declaró que de momento no tiene pensado que le dirá a sus jugadores antes del choque porque eso sale ‘desde el corazón’ y es ‘difícil prepararlo’ y respondió a si esperaba que el plantel llegase con opciones de permanencia a la última jornada.

“Lo que vas firmando es lo que vas haciendo cada semana. Si tú ves los jugadores que arrancaron en Bilbao, cuando llegamos en noviembre es que simplemente no estaban. Bryan, Manu, Rosales jugaba por derecha, Aitor estaba casi en la rampa de salida, Amadou no estaba, Eraso no era titular. Yo veía la alineación y pensé: “Seis o siete de estos no estaban considerados”, indicó.

“Y ahora nos estamos jugando la vida con ellos. Y me encantó que los siete dieran la cara. Y que llegaran Roger y Guerrero y definieran el encuentro. Eso te llena de orgullo de que jueguen como jueguen y donde jueguen, dan la cara. Estoy muy orgulloso”, completó.

Por otro lado reconoció que cualquier jugador del Real Madrid en cualquier línea le vendría bien, habló de ‘humildad y trabajo’ de sus jugadores en el tramo final del curso y no se pronunció sobre su futuro: “Ahora me centro en los 90 minutos del domingo. De eso depende, no mi futuro, sino el del club”.